Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES CATALANAS | Faltan 4 días

Esta vez sí se puede votar por la independencia

Los sondeos muestran que el independentismo supera las fronteras ideológicas y de partido

Las del próximo domingo son las primeras elecciones al Parlament a las que concurren propuestas de ruptura del statu quo político vigente en España. Dos de ellas, la de Solidaritat y Reagrupament, se han comprometido a que, si ganan las elecciones, el Parlamento que salga de las urnas declare la independencia de Cataluña. Así, tal como suena. Una idea que recuerda lo que hizo Francesc Macià en 1931. La otra es la de ERC, que propone convocar un referéndum sobre la independencia. El independentismo se refería hasta ahora a un inconcreto y nebuloso largo plazo. Ahora propone pasar a la acción y va a medir su peso electoral real.

Los sondeos detectan un auge del independentismo que se corresponde con una pérdida de confianza en la autonomía. En el barómetro de octubre del Centro de Estudios de Opinión (CEO), el 25,2% de los encuestados se declara a favor de que Cataluña sea "un Estado independiente". Los partidarios de esta fórmula son también el 21,8% en el barómetro anual elaborado por el Instituto de Ciencias Políticas y Sociales (ICPS) de la Universidad Autónoma (UAB). Un dato muy parecido arrojaba el último sondeo preelectoral del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), hace dos semanas: el 22,8% se manifestaba de acuerdo en que el Estado "permita a las comunidades autónomas convertirse en Estados independientes".

El auge del independentismo va unido a la pérdida de confianza en la autonomía

Desde 1991 ha bajado el número de ciudadanos que se consideran solo catalanes

Estas cotas se han movido al alza en los últimos años. Los favorables al Estado catalán en los barómentros anuales del ICPS eran el 19% en 1990 y el 18% en 2000. En 2006, después de aprobado el nuevo Estatuto de Autonomía, se mantenían en el 17%. Pero tras el hachazo del Tribunal Constitucional al Estatuto de Autonomía, saltaron al 21,8% en 2010. Los barómetros del CEO registran un alza similar, aunque la serie de años en que dispone de respuestas a la misma pregunta es más corta. Va del 13,6% en junio de 2005 al 25,2% de octubre de 2010.

Una de las novedades en el auge del sentimiento independentista es su creciente transversalidad ideológica y partidista. De ser casi exclusivo de los electores de ERC pasa a hallarse también en los electores de los demás partidos. Los barómetros del CEO muestran cómo ha aumentado entre los electores de todos los partidos el segmento de los que se declaran partidarios de que Cataluña sea un Estado independiente. En 2010 son el 70% de los votantes de ERC, pero también el 26,9% de los de CiU, el 10,6% de los socialistas, el 19,2% de los de Iniciativa Verds-Esquerra Unida y, sorpresa, el 3,4% de los del PP. Estos porcentajes eran bastante más bajos cinco años atrás. En 2005 eran el 38,8% entre los electores de ERC, el 16,3% entre los de CiU, el 3,3% entre los del PSC, el 8,8% entre los de ICV-EUiA y el 0,62% entre los del PP.

Los polítólogos advierten, sin embargo, de que las opiniones de los ciudadanos acerca de asuntos planteados solo virtualmente suelen cambiar cuando las mismas cuestiones se ventilan en términos reales. El director general del CEO, Gabriel Colomé, indica al respeto que hasta ahora el independentismo reflejado en los sondeos "ha expresado sobre todo un estado de ánimo", que no es exactamente lo mismo que un decisión política. Algo parecido señala el director del ICSB, Joan Marcet. Recurre para ello a otra variable examinada en los barómetros que elabora: el sentimiento subjetivo de pertenencia a España y a Cataluña. Su evolución entre 1991 y 2010 indica estabilidad, con oscilaciones poco acusadas. En 1991, el 14% de los ciudadanos se consideraban únicamente catalanes, y el 21,2%, más catalanes que españoles. En 2010, los primeros son el 13,7% y los segundos el 20,4%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de noviembre de 2010