Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

España, a por su otro Mundial

El campeón y Portugal impulsan con un partido amistoso muy atractivo su candidatura conjunta para 2018 - A 12 días del clásico: Piqué frente a Cristiano; Pepe ante Villa...

Nadie ha discutido tanto futbolísticamente con España como Portugal, el rival al que más veces se ha enfrentado a lo largo de la historia. Tras 89 años de disputas y 33 asaltos celebrados, y pese a los recientes divorcios provocados en la Liga por Figo y José Mourinho, por ejemplo, la hermandad ibérica es mayor que nunca. Al menos, en los despachos, donde ambos países han unificado una candidatura para ser la sede del Mundial de 2018. La FIFA decidirá el próximo 2 de diciembre. Como eco previo, las dos selecciones se miden hoy en Lisboa en un clásico de grandes atractivos. La España campeona frente al vecino al que desterró de Sudáfrica en los octavos de final, aquel día que encumbró a Fernando Llorente, "cuya progresión desde entonces ha sido aún mayor", según el seleccionador, Vicente del Bosque. Hay otras cuentas pendientes, muchas. La última vez que el equipo español pisó Lisboa, el 20 de junio de 2004, fue esperpéntica. La España de Iñaki Sáez fue apeada de la Eurocopa por el anfitrión en la primera fase y al día siguiente los jugadores salieron de Portugal como si fuera una romería, muchos por su cuenta y algunos hasta con uniforme playero. De aquel lodo surgió la gran España actual. Luis Aragonés relevó a Sáez y se inició el camino al Olimpo.

"El fútbol es un juego y, resultado aparte, hay que divertir a la gente", dice Del Bosque

"¿Con 'espaldinha' de Cristiano? Es un recurso. Yo también hice tonterías jugando"

Por fortuna para España, no hay rastro de la última visita a tierras portuguesas. Basta con escuchar a Del Bosque dar cartel al encuentro: "Es un partido fantástico, con muchos de los mejores jugadores del mundo, y estamos aquí para impulsar la candidatura de 2018, ganar y entretener". ¿Entretener? "El fútbol es un juego y, como tal, el objetivo final es el resultado, pero tenemos la obligación de divertir a la gente". ¿Incluso con alguna espaldinha de Cristiano Ronaldo? "Si la hace ante nosotros, me parecerá bien. Es un recurso. Yo también hice muchas tonterías jugando al fútbol. Para unos, eran circenses; para otros, genialidades". Palabra de Del Bosque.

Pese al azote del último amistoso (derrota por 4-1 en Buenos Aires ante Argentina), esta España ha logrado colgarse la etiqueta de ganadora con estética, muy cosmética. Hoy, el campeón del mundo cerrará un año en el que ha competido en 17 partidos, el mejor de su vida. "No debemos olvidar el pasado, pero tampoco recrearnos en él. Que el pasado no nos confunda", enfatizó ayer el entrenador salmantino, sabedor de que el rey no solo se juega los puntos en los partidos oficiales, sino que en cada aparición expone su prestigio.

Portugal ha sido un volcán desde Sudáfrica y se ha enredado en la clasificación para la Eurocopa de 2012, pero, con Cristiano a la cabeza, tiene argumentos para reproducir el argentinazo si España titubea. Con el ex oviedista Paulo Bento en el banquillo, ha ganado en intensidad, "pero aún se fundamenta", dice Del Bosque, "en los más célebres, los que marcan el carácter". Y para celebridad la de su capitán, Cristiano, que ha bromeado estos días con Casillas, su compañero en el Madrid, "como el bondadoso Pepe y el más maduro Carvalho", según el portero español.

Con Pedro con gastroenteritis, es probable que Del Bosque no pueda repetir la alineación que se proclamó campeona mundial en Johanesburgo, lo que no ha sucedido desde entonces. Sin Pedro, es probable que entre Silva. Respecto a Xavi, que hoy cumplirá 99 partidos internacionales, Del Bosque fue tajante: "No podemos hacer alineaciones a la carta. Si puede, jugará los 90 minutos, pero nunca iremos contra su físico".

A medida que se acerca el clásico entre el Barça y el Madrid, es irremediable que desde ambos bandos las citas internacionales se miren con lupa. Nadie se siente ajeno, por más que Casillas sostenga en público que el reto del lunes día 29 no ha sido objeto de comentarios entre los jugadores de la selección. Como preludio, si Carvalho está sano para hoy, Pepe y él se rozarán en el estadio del Benfica con Villa, Xavi, Iniesta... Enfrente, Piqué y Puyol tendrán que frenar a Cristiano. En África ya lo consiguieron. Pero aquella fue otra historia. Hoy toca conjugar un pique futbolístico con una causa común: el Mundial ibérico de 2018.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de noviembre de 2010