Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MEDIOS

La televisión balear, la más cara

Las autonómicas cuestan 110 euros por hogar y año - Rubalcaba se opone a que cedan parte de su espacio radioeléctrico y apela al "santa Rita, Rita..."

Las televisiones autonómicas no están dispuestas a seguir el ejemplo de TVE y dejar de emitir publicidad, pese a los intensos llamamientos de las cadenas comerciales agrupadas en Uteca. En su informe anual, esta entidad desgranó ayer el coste que para los ciudadanos supone mantener los 13 entes regionales públicos: una media de 110 euros por hogar y año durante 2009 (frente a los 104 euros del ejercicio anterior). La factura difiere notablemente de una comunidad a otra. El estudio elaborado por Deloitte para Uteca sitúa a la televisión pública balear como la más cara, con 219 euros al año, mientras que la de Madrid es la más barata (57 euros). En términos generales, los canales que emiten en lengua propia tienen mayor coste neto: el ente vasco alcanza 191 euros y el catalán se sitúa en 114 euros.

Los ingresos por publicidad crecen un 30,9% en las cadenas cotizadas

Comparando con las autonómicas, TVE es la cadena pública más barata, con 34 euros (26 en 2008). Uteca reconoció ayer el beneficioso efecto que sobre las cuentas de las privadas ha tenido la desaparición de los anuncios en TVE. "Se ha eliminado la distorsión que producía en el mercado la competencia del operador público", dijo el presidente de Uteca y de Telecinco, Alejandro Echevarría. En los nueve primeros meses de este año los operadores que cotizan en Bolsa han aumentado sus ingresos publicitarios un 30,9%. Según el consejero delegado de Antena 3, Silvio González, "el 100% de la publicidad de TVE se ha quedado en la televisión" y "no ha buscado otros soportes". Aún así, Echevarría pidió al Gobierno que ponga más limitaciones a TVE para la compra de derechos de películas de Hollywood y de acontecimientos deportivos.

Menos halagüeños son los resultados de las autonómicas. El dinero que recaudan por la publicidad cayó el 27%, mientras que la subvención creció el 26% (en total, 1.586 millones), la deuda acumulada se disparó hasta los 1.480 millones y las pérdidas sumaron 772 millones. Pese a todo, el fin de sus anuncios está en la agenda de reivindicaciones de las privadas. Ayer, Echevarría aprovechó la presencia del vicepresidente primero, Alfredo Pérez Rubalcaba, para reclamar que "salgan de los presupuestos públicos y se financien con una tasa". De paso, planteó la posibilidad de que cedan a las privadas la mitad del espectro radioléctrico que les corresponde (entre dos y tres múltiples, según la autonomía, con capacidad para cuatro canales cada uno). Irónico, Rubalcaba respondió que "en materia de espectro vale lo de santa Rita, Rita, lo que se da no se quita". Anunció que en los próximos meses se pondrá en marcha el Consejo Estatal de Medios Audiovisuales, organismo encargado de velar por el cumplimiento de las leyes que rigen el sector.

Al margen de la crisis global, los expertos consideran que la televisión es el medio de masas que mejor ha soportado del embate de la recesión publicitaria y la implacable expansión de Internet. De hecho, en 2009 el consumo fue de 226 minutos de media por habitante y día, como apuntó el profesor de la Universidad de Navarra Alfonso Sánchez-Tabernero. Además, la eclosión de la TDT ha generado una industria que produce 15.000 horas de contenidos. "Es el único sector que no está en crisis", sentenció.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de noviembre de 2010