La redada en El Gallinero desata la reacción vecinal

La policía cambia en 24 horas su versión del porqué de la intervención

El Centro Pastoral San Carlos Borromeo, una de las dos parroquias que asisten a los 600 gitanos rumanos que habitan en las chabolas del poblado de El Gallinero (junto a la Cañada Real Galiana, en la A-3), interpuso ayer una denuncia contra la Policía Nacional por la intervención que realizó a medianoche del domingo en el asentamiento. Durante el operativo, según afirman los habitantes del poblado, los agentes entraron en las chabolas por la fuerza, golpearon a hombres y mujeres, despertaron a los niños que dormían y rompieron las lunas de algunos coches que estaban aparcados, además de rajarles las ruedas. Tres hombres fueron detenidos por resistencia a la autoridad, según una portavoz policial.

Los chabolistas aseguran que la situación se repite cada semana

Más información

Este periódico pudo comprobar que existían heridos y vehículos destrozados una vez que los agentes salieron de la zona. Antes habían denegado el acceso a los voluntarios de las parroquias que habían acudido a atender las llamadas de socorro de algunos vecinos.

En cuanto a la razón por la que se produjo la intervención, la policía rectifica su versión: la noche del domingo fuentes de la Jefatura Superior de Policía aseguraron que el problema se produjo cuando un coche patrulla persiguió hasta esta zona a un vehículo y tuvo que pedir refuerzos por la resistencia que prestaron algunos vecinos. Ayer, sin embargo, los agentes esgrimieron que la intervención no era otra cosa que "una simple identificación rutinaria. Nada que ver con la búsqueda de cobre robado". A la pregunta de si era habitual identificar a la gente en sus casas a medianoche, la portavoz policial alegó que "no sería habitual en el barrio de Salamanca", pero que las identificaciones a ciudadanos "varían en función de la zona donde se hagan".

En la denuncia se acusa a la policía de no haber dejado entrar al poblado a los voluntarios, ni siquiera para llevar a una niña enferma al hospital. También hace referencia a la negativa de los agentes a entregar sus números de placa y se describen varias agresiones por parte de la policía a vecinos de El Gallinero.

Algunos de los chabolistas, que el domingo afirmaban que los agentes buscaban cobre, aseguran que estas intervenciones suceden "al menos una vez a la semana". Muchos consideran que "los polis" se aprovechan de su situación marginal para intervenir sin respetar sus derechos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0016, 16 de noviembre de 2010.

Lo más visto en...

Top 50