Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Estilos

Literatura desde la nube

Una empresa española prepara el lanzamiento de un 'spotify' de los libros

Almacenar objetos o información ya consumida empieza a ser algo así como coleccionar cadáveres. La manía propia de una época en la que acumular podía tener un límite divisable se esfuma a la vez que los discos y los libros desaparecen de las tiendas. Pero tampoco parece que tenga ya mucho sentido descargarlos con todo su peso en el ordenador. La nube o la tecnología streaming se imponen, y en España, una joven empresa española prepara el lanzamiento de lo que pretende ser la siguiente revolución del mercado editorial. Se llama 24symbols, pero para ir al grano, ellos lo llaman "el spotify de los libros".

El proyecto, que funcionará en marzo de 2011, consiste en una web desde la que se podrá leer el catálogo de libros de las editoriales con las que 24symbols logre llegar a un acuerdo (de momento contarán con los títulos liberados de derechos de autor). Barato y rápido para el usuario. No hay apenas tiempo de descarga y ofrecerá, al menos, dos modalidades de uso: de pago (unos ocho euros al mes) o gratis (con publicidad). "Ahora mismo los proyectos de Internet se dedican a vender la copia. Pero nuestra filosofía es que funcione como una biblioteca. Puedes leer gratis o llevarte el libro pagando una cuota", explica su cofundador, Aitor Grandes, de 34 años.

La firma negocia con las editoriales y empezará a funcionar en marzo

El proyecto quiere ser justo económicamente para las editoriales y para los autores. "La idea es que los escritores tengan los mismos ingresos que ahora. Y si no hay editorial de por medio (muchos autores poseen los derechos digitales de sus obras), el porcentaje que puede llevarse es mayor, alrededor de un 70%". Aunque hasta que no esté a pleno rendimiento, siempre ganarán menos que vendiendo los ejemplares físicos. "Lo que nos gusta decir es que es un modelo de negocio para un mundo fácilmente copiable. Se ha visto ya en el cine y en la música", explica Grandes, cuya empresa está formada por dos socios, cuatro jóvenes empleados y dos inversores que han aportado 250.000 euros por el 20% de la firma.

Pero en el mundo editorial, hasta que no se vea como se desarrolla la idea, hay un cierto escepticismo. "Si beneficia a la difusión de nuestros libros y a los autores, maravilloso. Siempre y cuando se respeten los derechos de autor y no afecte a nadie de la cadena de valor del libro. En música muchas compañías han aceptado este modelo porque les da difusión y luego ganan dinero en conciertos. Pero traducir eso al mundo editorial es mucho más difícil", opina Armando Collazos, director general de Santillana.

Las editoriales y los autores cobran en función del rendimiento publicitario que se obtiene de las obras y de las suscripciones. Pero como ha hecho Spotify, 24symbols estaría encantada de llegar a un acuerdo con las grandes editoras para que formen parte de la empresa a cambio de utilizar su catálogo. En el caso de la homóloga musical, las grandes majors poseen un 18% de la firma. Pero una de las principales diferencias con Spotify es que 24symbols fía su suerte a la penetración total en el mercado de las tabletas y los e-books con conexión a Internet. Y ahora mismo en España hay poco más de varias decenas de miles.

24symbols amplía su apuesta y quiere entrar en el negocio de los libros de texto. Proponen que con la matrícula de la universidad, colegio o instituto se añada la suscripción a algún canal de su web donde leer todo el material del año escolar. Y con la piratería como música de fondo, la fuerza de negociación de un proyecto así con las empresas tradicionales del sector reside en el letal axioma de "peor es no ganar nada".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de noviembre de 2010