Renfe zanja la huelga de tornos abiertos

Fin a la huelga indefinida que dejaba al menos a cinco estaciones de Renfe con los tornos de acceso abiertos y sin atención al público durante la semana pasada. Algunas, de gran afluencia de público, como la estación de Méndez Álvaro. Los 55 trabajadores de la empresa Klin Ingeniera, concesionaria de Renfe, encargados de dispensar los billetes y otros productos en 11 estaciones de la red de trenes, habían convocado un paro indefinido (con el apoyo de CC OO y CGT) tras un retraso de más de tres meses sin cobrar sus sueldos. La situación, consecuencia de una mala gestión económica que asume la adjudicataria, había llevado a muchos empleados a la angustia económica.

Renfe, que la semana pasada optaba por esperar a que en diciembre finalizase su contrato con Klin para traspasar tanto el servicio como a los trabajadores a otra empresa, ayer cambió de opinión como pedían los afectados. Desde ayer Comfersa, una compañía propiedad de Adif y Renfe, gestiona el servicio en las estaciones en las que trabajaba Klin. El director general de Viajeros de Renfe, Enrique Urquijo, garantiza a este periódico la subrogación de la antigua plantilla al completo y asegura que este lunes se ingresará a los empleados, que desde agosto no han recibido sus salarios, "los anticipos de dinero que necesiten". Y los sindicatos anunciaron el cese de la huelga.

"Por sorpresa"

Klin Ingeniera, por su parte, se queja del modo en el que Renfe ha ejecutado. "Nadie nos ha avisado de este cambio inmediato. Nos ha pillado de sorpresa", dice Carlos Iglesias, abogado de Klin. "Nosotros también queríamos que entrase otra empresa, pero Renfe no ha respetado el acuerdo que teníamos de esperar a finales de mes", añade. Según el letrado, la subrogación de los trabajadores se tendría que haber firmado con la nueva empresa para evitar futuros problemas, y debían haber conocido la decisión del cese de la concesión de antemano para poder dar de baja a los empleados que, ayer, seguían dados de alta con Klin, según la empresa. "Tendremos que pedir una vista con la Inspección de Trabajo para que determine si Renfe podía actuar de esta manera", advierte Iglesias. Además, el abogado denuncia que Comfersa se quedará con material y aprovechará las remodelaciones que había pagado Klin.

Sin embargo, dos empleados de Klin no pasarán a formar parte de la nueva plantilla de Comfersa. El jueves, la empresa decidió despedir a dos antiguos trabajadores, acusados de faltar a su puesto laboral sin justificación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0013, 13 de noviembre de 2010.

Lo más visto en...

Top 50