Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Guggenheim vuelve a mostrar la obra que dañó un visitante

La obra dañada de forma intencionada por un visitante en el Guggenheim volvió ayer a integrarse en la exposición de pintura del siglo XVII del Museo Städel, de Francfort una vez concluido el proceso de restauración. El agresor causó el pasado 22 de octubre con una navaja de pequeñas dimensiones una incisión de tres centímetros y varios rasguños en la capa de pintura que han sido tratados en las últimas dos semanas por los técnicos del Guggenheim. Tras la primera evaluación del daño causado, calificado de "menor y reparable" por el departamento de Conservación, el Städel y el Guggenheim acordaron que la restauración se realizara en Bilbao.

La obra Booz recibe la herencia de Elimelec, del artista Jan Victors forma parte de la muestra La Edad de Oro de la pintura holandesa y flamenca del Städel Museum, integrada por más de un centenar de pinturas, que desde su inauguración el pasado 7 de octubre ha sido visitada ya por cerca de 108.000 personas en Bilbao.

El agresor entró en el museo a primera hora de la mañana y llamó la atención de la vigilante de sala al traspasar la línea de separación de los cuadros expuestos. Cuando se dirigió hacía él para advertirle que se alejara, el joven levantó el puño en el que ocultaba el arma para atentar contra el cuadro. Las cámaras de seguridad registraron como la vigilante consiguió agarrarle, aunque no pudo evitar una incisión. Los rasguños en la pintura se produjeron en el forcejeo que mantuvo con el agresor antes de inmovilizarle.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de noviembre de 2010