Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una reunión entre los trabajadores de Bilbobus y la empresa concluye sin acuerdo

Una reunión celebrada ayer, a petición de Veolia, adjudicataria del servicio de Bilbobus, con el comité de empresa se saldó, una vez más, sin acuerdo. Por tanto, la huelga indefinida iniciada el pasado martes, continúa en un clima de creciente tensión sin visos de resolverse a corto plazo.

El presidente del comité de empresa, Pedro Angulo, de UGT, precisa que principal escollo para cerrar la protesta pasa por la devolución de las horas extras acumuladas por los trabajadores en forma de libranzas. "La empresa ha subido la oferta, pero está muy lejos de lo que pedimos", señaló Angulo, quien criticó que de los 40 autobuses que se encargaron ayer de cumplir los servicios mínimos, "las rampas de 23 no funcionaban y aún así salieron".

Mientras el Departamento de Empleo estudia la petición realizada anteayer por el Ayuntamiento de Bilbao para que dicte un laudo obligatorio, el conflicto "se enquista cada vez más", reconoce Angulo. "La asamblea de trabajadores que hemos celebrado hoy [por ayer] nos lo ha dejado claro", dijo. "Hay que conseguir que subsanen todos los incumplimientos del convenio que reclamamos al inicio de los paros antes de entrar a negociar uno nuevo".

Veolia también solicitó ayer la mediación del Gobierno para solucionar el enfrentamiento. La empresa gestora del servicio señaló en un comunicado que los trabajadores se presentaron a la reunión con nuevas exigencias. "El comité de empresa se ha desmarcado de los acuerdos alcanzados en los días anteriores afirmando que tras tres jornadas de huelga sus pretensiones han aumentado".

La conscesionaria añadió que la actitud del comité demuestra que realmente no tiene ninguna voluntad de acuerdo y que "solo quiere alargar la huelga para presionar a la empresa y al Ayuntamiento con fines ajenos a los temas del servicio con los que se han estado excusando". Veolia considera que la plantilla busca una subida "desmedida" de los salarios, algo que rsulta "inasumible" en el actual panorama de crisis.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de noviembre de 2010