Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Este tipo será el nuevo hobbit

Martin Freeman encarnará a Bilbo Bolsón en la precuela de 'El señor de los anillos' - El actor revela los secretos del filme más esperado de los últimos años

En Nueva Zelanda sonó con fuerza el suspiro general. Ese gesto de alivio tuvo un eco inmediato en Internet. Habrá película sobre El hobbit. En realidad, se trata de dos películas que se estrenarán en diciembre de 2012 y diciembre de 2013. Y, lo que preocupaba a los neozelandeses, se rodarán en los mismos escenarios de la trilogía de El señor de los anillos.

Tras superar el retraso de la producción que propició el hartazgo de Guillermo del Toro, el director original; tras el incendio en octubre del almacén de Wellington donde se guardaban las miniaturas de la trilogía original; tras la suspensión de pagos de Metro-Goldwyn-Mayer, la productora de la saga, que ha sido apuntalada económicamente por la Warner Bros y New Line; después de que el Gobierno neozelandés lograra mantener la filmación en su país gracias a una ley especial que salva los escollos en la legislación laboral que molestaban a la Warner... después de todo parece que las piezas encajan, que ya no hay marcha atrás, y que el reparto se prepara para afrontar un año de rodaje a las órdenes de Peter Jackson.

Freeman: "Me gusta tener por primera vez un personaje que crea aventura"

"No había leído el libro, no era fan de Tolkien, ahora sí", dice el intérprete

Guillermo Del Toro: "Ha supuesto un dolor de corazón no dirigir la película"

Peter Jackson: "Martin ha nacido para encarnar el personaje"

Y en esta ocasión, el billete de lotería con el gordo cinematográfico, ese premio que disfrutó Elijah Wood en El señor de los anillos, le ha tocado al inglés Martin Freeman (Aldershot, 1971): él encarnará al hobbit Bilbo Bolsón, protagonista de El hobbit, el libro que J. R. R. Tolkien escribió a modo de prólogo de El Señor de los Anillos.

Pero antes, hay que cumplir los compromisos previos, y hace un tiempo Freeman firmó que interpretaría a un maestro en Animals, el debut en la dirección del catalán Marçal Forés, que se rueda estos días en Barcelona. Mientras Freeman encarna a ese profesor inglés de instituto, la maquinaria de El hobbit, que deberá de estar a la altura de la trilogía predecesora -30 candidaturas a los Oscar, 17 estatuillas de Hollywood, y una recaudación mundial de cerca de 2.200 millones de euros-, ya se ha puesto en marcha. Presupuesto inicial: más de 480 millones de euros. ¿Meses de rodaje? "Yo sé mi plan de trabajo", apunta Freeman. "Arranco en enero, paro en verano, cuando filmaré la segunda temporada de Sherlock, la serie de la BBC en la que encarno a Watson, y vuelta a Nueva Zelanda en septiembre para acabar a fin de año". El inglés dice verano porque piensa en estaciones europeas, pero en realidad será invierno en aquella parte del mundo: por eso se detiene el rodaje. "A mí los rumores sobre si se filmaba o no no me preocupaban demasiado. A mí me preocupa mi familia [tiene dos hijos pequeños] y si se mudan conmigo. Lo harán, por eso me interesaba más saber si íbamos a rodar en Europa del Este o en Nueva Zelanda".

Peter Jackson dirigirá un poco a su pesar, porque aunque coescribió el guión con su esposa, Fran Walsh, y es el productor de los dos filmes, quería mantenerse al margen de la realización. Pero tras varios aplazamientos, el director inicial, Guillermo del Toro, renunció al proyecto. Por teléfono, el mexicano cuenta: "Supuso para mí un dolor de corazón. Teníamos diseñados el dragón Smaug, las arañas del bosque de Mirkwood, los lobos warg... Todo era visualmente abrumador". Y aclara: "Para mí, el mejor Bilbo Bolsón posible es Martin Freeman". "Agradezco en el alma esas palabras", asegura el aludido. Jackson lo defendió por igual: "Pocas veces me he cruzado en mi carrera con un actor y he sabido al momento que había nacido para ese personaje. Y Martin es una de ellas". Respuesta de Freeman: "Me había cruzado con Peter en un par de ocasiones y le envié en febrero una cinta con mi prueba como Bilbo. Del Toro me respondió con una nota muy amable, en la que me aclaraba que yo era el elegido, a pesar de los rumores que oyera. Cuando Peter se hizo cargo del timón, hablamos durante el Mundial de fútbol muy honestamente y me contó cómo estaba el proyecto". Al inglés le fascina lo pequeño de esta megaproducción: "No es una contradicción, es que Peter escribe siempre con su esposa, Fran, y Phillipa Boyens, y tiene de mano derecha a Carolynne Cunningham. Dan una imagen de gran familia, emanan fe en los proyectos".

Freeman asegura que se mueve por los guiones: "Es lo fundamental. Por eso estoy aquí rodando con Forés. Desde luego no por el dinero [el productor de Animals, Sergi Casamitjana, de Escándalo films, comenta que efectivamente no cambiaron ni una coma del contrato después de que Freeman firmara con Jackson]. Mi prioridad ha sido siempre el guión". No siempre. "Es cierto, aún no hay un guión definitivo de El hobbit. Por eso Peter no puede decir mucho sobre cómo será mi Bilbo, aunque confío plenamente en él. Desde luego más joven que el que encarnó Ian Holm en El señor de los anillos. Me gusta el hecho de que la mayor parte de los personajes que he encarnado hasta ahora son reactivos y Bilbo es activo: él crea la aventura". No tanto como su personaje, más apocado y amante del buenrollismo, de Animals. Toca rodaje de secuencia con centenares de extras, alumnos de instituto disfrazados por Halloween, un motorista con una chica desnuda de paquete, y en medio, los profesores con Freeman a la cabeza. El inglés debe quitar de enmedio a los estudiantes antes de que la moto les atropelle. Viendo sus maneras, parece preparado para disfrutar de aventuras más osadas en Nueva Zelanda.

Los nombres que componen el resto del reparto no son tan conocidos como Freeman, a excepción de James Nesbitt, y desde luego ninguno de los dos roza el estatus de estrella. "Bueno, mi carrera ha ido paso a paso, en pos de buenos guiones: Love actually, Guía del autoestopista galáctico, series como The office o Sherlock... Esto es un golpe de suerte. He buscado honestidad en mi trabajo, no tener una piscina más grande en el jardín de casa". Freeman confiesa que solo ahora ha leído El hobbit -"no era fan de Tolkien, ahora sí"- y que ya ha hecho pruebas de maquillaje: "Hace solo un par de semanas me probé los pies peludos de Bilbo, las orejas, aunque ya de por sí las tengo grandes, y el peinado. Además, me hicieron moldes de esas partes de mi cuerpo: era importante porque usaré las prótesis muchos, muchos meses". ¿Y cómo se vio? "Muy diferente... Pero estoy listo para ser Bilbo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de noviembre de 2010