Nueve heridos leves por los comicios de Guinea en un colegio de Madrid

El embajador sufrió un ataque de ansiedad y tuvo que ser escoltado

La segunda vuelta de las elecciones presidenciales de Guinea (ex colonia francesa cuya capital es Conakry), que ayer estaba previsto que se celebrara en el colegio público República del Uruguay (Carabanchel), tuvieron que ser suspendidas tras iniciarse una tumultuosa pelea entre los partidarios de los dos candidatos. La trifulca se saldó con nueve heridos leves, entre ellos un policía nacional, según fuentes del Servicio de Emergencias 112 y del Samur. Asimismo, los facultativos tuvieron que atender al propio embajador guineano en Madrid, N'Fali Keita, que sufrió una crisis de ansiedad y cuyo coche oficial sufrió numerosos desperfectos. La explicación del origen de la pelea difiere según la versión de los miembros de los dos partidos. Mientras los de etnia malenque o mandinga, que apoyan al candidato del partido Alianza del Pueblo de Guinea (RPG), Alpha Conde, consideran que los fula o peul iniciaron la disputa, estos últimos, que apoyan a Mamadou Cellou Dalein Diallo, de la Unión de las Fuerzas Democráticas de Guinea (UFDG), sostienen que todo estaba preparado por sus adversarios con la intención de que se suspendieran las elecciones en España, ya que hay una mayoría de etnia fula.

En la disputa se rompieron todas las urnas instaladas y las papeletas

Por su parte, el responsable de las elecciones de Guinea en España, Mohammed Sisee, aseguró ayer a EL PAÍS que la refriega se inició cuando se decidió crear una quinta mesa electoral con la intención de acabar con las colas. "Algunas de las personas que llegaron de Barcelona, la mayoría de etnia fula, no entendieron que si estaban guardando la cola desde las dos de la mañana otras personas votaran antes. Y a partir de ahí comenzaron a destrozar todo". Por su parte, un portavoz de la etnia fula, Moujtar Diallo, aseguró que todo estaba preparado para suspender las elecciones: "No querían que se contabilizaran los votos de España".

En la pelea se rompieron urnas y papeletas electorales, algo que provocó que se suspendieran las elecciones. Tras iniciarse la trifulca, los agentes separaron a los partidarios de ambos bandos hasta que llegaron refuerzos, que establecieron un cordón de seguridad. Unos 3.000 guineanos de toda España acudieron a Carabanchel en autobuses para votar en las primeras elecciones democráticas de este país del oeste de África de 10 millones de habitantes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 08 de noviembre de 2010.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50