Reportaje:

La nobleza musical desfila

Eva Longoria presentó una gala a la que acudieron Katy Perry, Rihanna, Miley Cyrus, Slash, Bisbal o Alaska

La gala de ayer fue puro MTV desde el primer momento, con la llegada de las estrellas. Mucho fan adolescente, el glamour que da tener como invitados a tanto famoso planetario y un punto cafre (por ejemplo: los experimentos demenciales de Jackass).

Rossi de Palma y Bimba Bosé fueron las encargadas de estrenar la alfombra roja, que en esta ocasión fue morada, y que estaba flanqueada en por estructuras de metal con luces de colores. Katy Perry, junto a su marido, fue una de las estrellas más aplaudidas, y no pasó inadvertida gracias a un espectacular vestido rojo. "No sé si va de chicle de fresa ácida o de Vilma Picapiedra", comentó Alaska, acompañada por su marido Mario Vaquerizo. El de Rihanna, en cambio, era vaporoso y con volantes. Shakira hizo que el público coreara su éxito Waka waka cuando se acercó luciendo su vestido de lentejuelas dorado. Otro gran aplauso fue para Eva Longoria. La presentadora de la gala prefirió recogerse el pelo para que toda la atención recayera en su traje negro de raso. "Me encanta que la ceremonia sea en Madrid, porque es el corazón de toda España", dijo antes hacer una recomendación culinaria: "Huevos estrellados".

Más información
La MTV corona en Madrid a Lady Gaga como la reina del pop

Miley Cyrus, la chica que dio vida a Hannah Montana , no quiso esta vez ser provocativa y optó por un algo vestido blanco. Tuvo que tener cuidado para que la tela no se retirara y mostrara demasiado. Lo contrario hizo Taylor Momsen, la chica de la serie Gossip Girl, que iba prácticamente en sujetador. El punto gamberro lo puso el grupo Deucers, disfrazados con trajes de bailarina y una bandera de España. Uno de ellos simplemente llevaba gafas de sol, un gorro y unos calzoncillos blancos. Entre los españoles, se llevaron una gran ovación el cantante David Bisbal y la famosa Carmen Lomana. También estuvieron Joaquín Cortés, Fonsi Nieto o Joaquín Reyes. Kesha explicó que en estas galas se siente como "un bicho raro". El punto rockero lo puso la presencia de la banda Bon Jovi y el guitarrista Slash, ex miembro de Guns 'n' Roses. "No soy el mayor fan de Bon Jovi, pero me parece bien que les den el premio a icono global", comentó. "Si el año que viene se lo dan a Guns 'n' Roses, no seré yo quien lo recoja", bromeó, tras sus gafas de sol. Entre los más elegantes estuvo Dizzee Rascal, con esmoquin. Vampire Weekend se mantuvieron fieles a su estilo indie. "Ya habíamos estado aquí, pero nunca había hecho tanto frío".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS