Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las ayudas del Gobierno central a Euskaltel irritan a las telefónicas

La fundación del operador vasco recibirá seis millones sin concurso público

La ayuda de seis millones de euros que el Gobierno central destinará a la Fundación Euskaltel el próximo año ha despertado la irritación de las operadoras de telecomunicaciones que compiten con la firma vasca en la comunidad autónoma. La partida, pactada por el PNV con el PSOE en el marco de la negociación en el Congreso de los Presupuestos Generales, y destinada al "desarrollo de la red troncal de comunicaciones de Álava", ha levantado todo un rosario de críticas del resto de operadoras, que estiman que para hacer frente a un despliegue de ese tipo lo normal es que se convoque el correspondiente concurso público.

Algunas de las firmas de telecomunicaciones consultadas demandan más información sobre el destino de los seis millones de euros antes de dar ningún paso, pero de cualquier forma consideran "inquietante" el enunciado con el que el propio PNV describió la ayuda -"desarrollo de red troncal"- cuando hizo pública su inclusión en las cuentas estataels para 2011.

La partida fue pactada por el PNV en la negociación de las cuentas estatales

La empresa vasca dice que es posible el despliegue de hasta tres operadores

Las empresas del sector que operan en Euskadi reclaman más información sobre el contenido del acuerdo presupuestario en esa partida específica antes de anunciar si adoptarán o no algún tipo de medidas.

Euskaltel ha precisado a EL PAÍS que el proyecto subvencionado, presentado por su fundación a la Diputación de Álava hace más de un año, se concreta "en la construcción de varios tramos de red canalizada por los arcenes de diferentes carreteras de titularidad foral". Estas canalizaciones permitirían conectar los núcleos de población que ahora tienen escasas o nulas posibilidades de acceder a la red de datos de alta velocidad con puntos en los que ya se encuentra tendida la red de fibra óptica. Fuentes de Euskaltel detallan que fue la propia Diputación alavesa la que trasladó el proyecto de la fundación, "por su interés público", a los dirigentes del PNV que estaban negociando con los socialiastas.

La memoria del proyecto describe los dos objetivos que persigue. El primero pasa por construir las nuevas infraestructuras que sirvan en Álava como base para que "los operadores" puedan desplegar después redes de nueva generación, a partir de la fibra óptica. En segundo lugar, las infraestructuras servirían de soporte "para otros posibles servicios asociados, como por ejemplo telemedicina, teleasistencia" o la gestión y control de carreteras -señalización, vigilancia, telecontrol, información de tráfico, emergencias-, así como el seguimiento y control medioambiental y climático.

Euskaltel responde a las críticas asegurando que las nuevas infraestructuras se van a ejecutar en colaboración con las Administraciones públicas y van a poder ser usadas por tres operadores, eso sí, siempre que se comprometan a invertir, aun siendo conscientes de que algunas de tales inversiones van a resultar de "alta rentabilidad social" pero de dudosa rentabilidad económica.

El operador vasco precisa que pactará con las instituciones implicadas la figura jurídica que garantice el acceso a dichas infraestructuras por de los operadores interesados y que cumplan con los compromisos de inversiones y otros previstos en el proyecto.

El plan especifica que las obras de canalización permitirán el despliegue de redes de fibra óptica para "tres operadores distintos", más la capacidad adicional necesaria para los usos de la Diputación y de sus organismos. "Los operadores que se sumen deberán asumir compromisos de despliegue y prestación de servicios en los municipios alcanzados por la infraestructura troncal construida", especifica la empresa vasca de telecomunicaciones.

La sociedad que dirige el ex lehendakari José Antonio Ardanza rechaza que la iniciativa distorsione la libre competencia porque se trata de un servicio de carácter social y a partir de ahí cada firma de telecomunicaciones podrá hacer los despliegues que considere oportunos.

La filosofía de la iniciativa es acelerar y facilitar la llegada de servicios de telecomunicaciones avanzados a los habitantes y empresas ubicadas en pequeños núcleos de población de Álava, con el objetivo de reducir y eliminar la brecha digital que hoy existe con respecto a los grandes núcleos de población, donde hay una oferta mucho más completa en este sentido".

Un plan general para garantizar la banda ancha

El Departamento de Industria incluye la ayuda del Gobierno central a la Fundación Euskaltel en la Estrategia 2020, uno de cuyos objetivos más importantes es universalizar el acceso rápido a Internet.

"Ya estamos hablando" con los operadores de telecomunicaciones que trabajan en Euskadi para trazar un plan que garantice la cobertura universal de la banda ancha con velocidades de Internet que vayan aumentando gradualmente hasta los 30 megas por segundo, indican fuentes de dicha consejería. Además, el Gobierno quiere fijar con las empresas de telecomunicaciones "una hoja de ruta para desplegar las redes de acceso de nueva generación en una gran parte del territorio", una estrategia que permitirá disponer de conexiones ultrarrápidas por encima de los 100 megas por segundo.

El Ejecutivo autónomo considera que el despliegue de una red de alta velocidad también resulta fundamental "para garantizar que los ciudadanos puedan acceder a los contenidos y servicios digitales, especialmente aquellos básicos de carácter universal como son la salud, la educación, el comercio o el acceso a la información". Con ese enunciado, los objetivos del Ejecutivo y el proyecto de Euskaltel tienen numerosos puntos en común.

La Fundación Euskaltel inició su actividad en 2000 con el objetivo de promover la actividad de investigación, el desarrollo tecnológico y dar las mayores posibilidades de acceso a la sociedad global de la comunicación a todos los ciudadanos. "Con ello se impulsa el progreso y la expansión de la formación cultural, preferentemente en los campos de telecomunicaciones y audiovisual", cita el operador vasco.

En este asunto coinciden también el resto de los operadores como Telefónica, Vodafone y Orange. Es decir, todos creen que el despliegue de la banda ancha supone un asunto de importancia capital para garantizar la competitividad del territorio y también fomentar la inclusión social.

Euskaltel va un poco más allá al comprometerse a aumentar sus inversiones por encima de las actuales. "La creación de las nuevas canalizaciones permitirá realizar nuevas inversiones para hacer llegar la fibra óptica de Euskaltel a zonas que no han podido tener acceso a las nuevas tecnologías", dice.

Coste total

- La ayuda de seis millones negociada entre el PNV y el PSOE se destinará a la primera fase de la red troncal de Álava. La Diputación alavesa y Euskaltel firmarán un convenio para arrancar a partir de enero.

- Euskaltel cifra el coste total para llegar a toda la provincia en 47 millones.

- El ritmo de ejecución de las obras dependerá, según Euskaltel, de los compromisos que asuman otros operadores y las instituciones afectadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de noviembre de 2010

Más información