Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ADN prueba que Ceausescu está enterrado en Bucarest

La identidad de los restos del ex dictador Nicolae Ceausescu y de su mujer, Elena, fue confirmada ayer después de que el único hijo vivo del matrimonio pidiera este verano que se hicieran las correspondientes pruebas de ADN. Valentin Ceausescu, hijo del Conducator, y su cuñado, Mircea Oprean, habían pedido ante la Justicia que se abriera el proceso porque tenían dudas de que sus familiares estuvieran enterrados en el cementerio de Bucarest, algo que ahora se ha verificado.

Ceausescu gobernó Rumanía con mano de hierro desde 1965 hasta 1989, cuando él y su mujer, Elena, fueron capturados y fusilados por un escuadrón militar el día de Navidad después de escapar de unas manifestaciones multitudinarias en Bucarest, que marcaron el final del comunismo en el país. La ejecución se produjo en una base del Ejército cerca del pueblo de Targoviste y los cuerpos fueron enterrados sin ninguna ceremonia, con lo que aumentaron las dudas sobre si las tumbas en Bucarest contenían realmente sus restos.

"Muestras de ADN de su hermano y de su hijo confirmaron que es Nicolai Ceausescu", comentó el jefe del Instituto de Medicina Legal, Dan Dermengiu, según la agencia Mediafax. La familia amenazó con demandar al Estado si los restos, exhumados el 21 de julio -20 años después de su muerte-, no pertenecían a los Ceaucescu. Dermengiu explicó que en el caso de Elena, no había material suficiente para una prueba fiable.

Los restos de los Ceausescu fueron exhumados tras las peticiones de su hija Zoia, que murió de cáncer de pulmón en 2006, y de su hijo Valentin.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de noviembre de 2010