'Baby Burka', acción artística en contra de la lapidación de Sakineh

Completamente desnuda y solo cubierta por un burka. Así ha paseado Baby Burka frente al Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (Macba) en lo que era una performance sin público de Luizo Vega, artista argentino afincado en Barcelona que se ha especializado en retratos de gente desnuda frente a monumentos religiosos o turísticos.

Baby Burka, más una sesión de fotos que una performance propiamente dicha, se había anunciado como una acción a favor de la lucha por la libertad de expresión de la mujer musulmana. Según explica Vega, ha sido el caso de Sakineh Mohammadi Ashtiani, la mujer iraní condenada a muerte por adulterio, lo que le ha movido a sacar a pasear por las calles del Raval a esta modelo desnuda y tatuada. El artista argentino insiste en que la mujer musulmana debe rebelarse, pues "debajo de ese velo hay una mujer, que vive, que tiene órganos sexuales, que tiene piel y no es un fantasma".

Esta performance es la segunda entrega de una trilogía que comenzó en Santiago de Chile en 2002 con Baby Vamp, " una modelo virgen de 17 años que también paseó desnuda por la ciudad para provocar así a aquella sociedad tan conservadora", explica el artista, que tuvo que abandonar el país tras aquella acción. El hilo conductor que une a estas babies es la defensa de los derechos de la mujer. La de Barcelona, afirma, versa sobre la religión. "Todas las religiones denigran a la mujer y le dan un papel secundario en lo espiritual y lo social" señala. Con una estética que roza lo publicitario, Vega ha realizado otras series en las que él mismo, desnudo, es el protagonista (luizovega.net). Con estas fotografías asegura querer cuestionar los límites sociales: "¿Quién dice que no puede ir una mujer desnuda debajo de un burka? ¿Quién dice "no" a un Cristo gay?"

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0004, 04 de noviembre de 2010.

Lo más visto en...

Top 50