Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Constituido el consorcio que fabricará el nuevo coche eléctrico biplaza

Un grupo de cuatro empresas vascas firmaron ayer en Vitoria la constitución del consorcio Hiriko Cars, que fabricará el coche eléctrico urbano biplaza que se ha diseñado en Álava. El nuevo grupo está compuesto por Hiriko Driving Mobility, la empresa matriz del proyecto; Forging Products, firma tradicional de forja; Maser Mic, que se encargará de los sistemas electrónicos, y Sapa, que trabajará en el moderno sistema de las ruedas y la energía del vehículo.

El presidente del nuevo consorcio, al que próximamente está previsto que se unan nuevas empresas, Jesús Echave, precisó que los primeros prototipos circularán en verano del próximo año, para su posterior comercialización en 2013.

Se estima que en este primer año de fabricación se monten unas 700 unidades destinadas a grandes ciudades de todo el mundo y la previsión es que hacia 2020 la producción alcance los 25.000 vehículos anuales. La inversión global del proyecto Hiriko asciende a 170 millones de euros a lo largo de una década y se estima que se crearán unos 6.000 puestos de trabajo en Euskadi.

Una vez comercializado el Hiriko, el nuevo consorcio tiene previsto trabajar en el diseño de otros vehículos eléctricos, como una furgoneta pick up y un coche de cuatro plazas. El proyecto de este coche eléctrico urbano, fue dado a conocer el pasado mes de enero y está siendo desarrollado en el Parque Tecnológico de Álava.

Autonomía

Este modelo, en el que el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), promotor de la idea, lleva trabajando desde 2003, es un biplaza eléctrico de reducidas dimensiones que podrá alcanzar los 50 kilómetros por hora, con una autonomía de 120 kilómetros y cuyas baterías se podrán recargar en 12 minutos.

No tendrá volante tradicional, sino que se manejará mediante un joystick o dispositivo de control. Este nuevo vehículo no requerirá de cadena de montaje como los coches tradicionales, sino que sus siete módulos se podrán ensamblar en cualquier planta con franquicia del mundo.

Cada una de las cuatro ruedas tendrá su propio motor y podrá tomar todas las direcciones. El vehículo tendrá otra característica significativa: se plegará a la hora de aparcar y en el espacio donde entra un utilitario tradicional entrarán tres de este modelo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de octubre de 2010