Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El prostíbulo de La Jonquera reaviva el debate sobre la prostitución

ERC e ICV regularían la actividad, CiU la prohibiría y PP y PSC son ambiguos

La apertura del mayor prostíbulo de Europa en La Jonquera (Alt Empordà) ha resucitado el debate sobre la prostitución. Si le sumamos que en precampaña todo el mundo parece obligado a opinar sobre cualquier cuestión, el debate está servido. Esquerra Republicana e Iniciativa per Catalunya apuestan por la regulación de la actividad. Convergència la aboliría. Y socialistas y populares juegan habilidosamente con el lenguaje para no mojarse. Los populares consideran prioritario "no mirar hacia otro lado y ver todo el drama que esconde la prostitución", en palabras del diputado Rafael López. Aboga por ayudar a las prostitutas y "sacarlas de la calle", pero no concreta. Su programa no está publicado.

En el caso del PSC, no hay una sola voz -va de la regulación a la abolición- y el programa electoral tampoco ayuda, porque habla de "erradicar la prostitución del espacio público", de "medidas para disuadir la demanda" y de "promover modificaciones normativas para evitar la implantación de prostíbulos de grandes dimensiones". Pero no aclara lo fundamental: ¿regular o prohibir? El debate interno está vivo. El programa electoral, por ejemplo, evolucionó: del borrador, que hablaba de erradicar la prostitución "de las carreteras", hasta el texto definitivo, donde dice "espacio público".

Ayer, la consejera de Salud, Marina Geli, del PSC, se mostró partidaria de "regular", en genérico, la prostitución. "Regular su ejercicio en el espacio europeo", dijo, "y en Cataluña y España ver dónde se puede ejercer y dónde no". La titular de Justicia, Montserrat Tura, habló de "regulación" sin matices y aseguró que es posible hacerlo: "Porque tenemos competencias en locales de pública concurrencia y en policía".

Las divergencias en el PSC se visualizaron hace un año, cuando este diario publicó fotografías de prostitución en plena calle en Barcelona. También Tura fue la más firme defensora de la regulación de la prostitución, Se le sumó Geli. Pero toparon con el abolicionismo que defiende Imma Moraleda, secretaria de Políticas de Mujeres del partido. Ayer, decía que el partido debe abordar "en serio" la cuestión en su próximo congreso que, si no hay imprevistos, se celebrará en 2012.

Esquerra e Iniciativa apuestan abiertamente y en sus programas por la regulación. Por parte de ERC lo recordó el jueves la portavoz parlamentaria, Anna Simó, al afirmar que el debate del macroprostíbulo "es estéril", que hay que afrontar la regulación. En el polo opuesto, el líder y candidato de CiU, Artur Mas, apostó por la "abolición" en distintas fases. Hace unas semanas, Mas prometió erradicar la prostitución de las carreteras y argumentó que "en lugares visibles" es un mensaje negativo para los jóvenes. El secretario general de CiU, Josep Antoni Duran Lleida, se lamentó: "con el PSC hoy Cataluña es el prostíbulo del sur de Europa".

La prostitución es una cuestión delicada. El proyecto de ley para "avanzar en la regulación" de la actividad que el tripartito lanzó en 2006 levantó tanta polvareda que sigue en un cajón.

Los partidos ante la prostitución

- PSC. Las divergencias internas (regulación frente a prohibición) convierten el programa en un ejercicio de ambigüedad. Hablan de "erradicarla del espacio público".

- ERC. Defiende la regulación. Su programa propone diferenciar entre "prostitución voluntaria y explotación".

- ICV. Su programa apuesta claramente por la "legalización".

- CiU. Es partidaria de "abolirla". Su programa, sin embargo, no dedica ni una palabra a la cuestión.

- PP. Quiere analizar "el drama que esconde", sin concretar

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de octubre de 2010

Más información