Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:

De la burocracia del aparato a una cartera social de coordinación

Leire Pajín lidiará con las comunidades la marcha de la Ley de Dependencia

Sale del árido cargo de la Secretaría de Organización del PSOE con más músculo y mano izquierda para abordar lo que se le viene encima en la cartera de Sanidad, en la que también tendrá que lidiar con los temas de dependencia y mantener vivos los retos del Gobierno relacionados con el impulso de la igualdad. Leire Pajín (San Sebastián, 1976), una mujer que ha mamado desde niña la política y en la que siempre ha creído como vía para contribuir al bienestar de los ciudadanos, encaja mucho mejor en su nueva tarea que en la que deja. Su entrada en el Gobierno demuestra que el reconocimiento a su capacidad que le otorgó Zapatero nombrándola hace dos años secretaria de Organización del PSOE sigue vigente a pesar de los problemas de entendimiento que ha tenido en ese tiempo con el vicesecretario general del partido, José Blanco, y del laxo apoyo a la candidatura de Trinidad Jiménez en las primarias de la Comunidad de Madrid que le recriminan algunos.

Su buen carácter, conciliador y cercano (que nada tiene que ver con la dureza y la crítica permanente que requería su anterior tarea) y su entrenada capacidad para difundir los mensajes van a hacerla sentir más cómoda en su labor al frente de Sanidad y de las políticas sociales en las que tanto le gusta volcarse (como demostró al frente de la Secretaría de Estado de Cooperación Internacional). Su incorporación al Ejecutivo contribuye además a la paridad, un concepto que ella defenderá ahora con convicción en otros ámbitos.

Una labor continuista

- Planes de reducción del gasto sanitario. Se deberán vigilar las medidas ya acordadas.

- Ley de Salud Pública. Aprobado el anteproyecto, esta norma apuesta por la prevención y por evitar el derroche de recursos.

- Ley contra la discriminación. Propone sanciones más efectivas y reforzar la lucha contra los delitos racistas y xenófobos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de octubre de 2010

Más información