Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

España contra la UCI

El Consejo Superior de Deportes y la Asociación Estatal Antidopaje aclaran a McQuaid que el problema con el dopaje lo tiene el ciclismo mundial, no el deporte español

Hace apenas unas semanas, en Geelong, durante los Mundiales de ciclismo disputados en Australia e iluminado por los positivos de Alberto Contador, Ezequiel Mosquera y David García, el presidente de la Unión Ciclista Internacional (UCI), Pat McQuaid, declaró que España tiene "un problema con el dopaje".

No era la primera vez que el vehemente irlandés se manifestaba en ese sentido. Tampoco la última. Varias veces desde que se desencadenó la aún no cerrada Operación Puerto, en 2006, y frustrado porque no se sancionaba a Alejandro Valverde, McQuaid, notablemente durante la Conferencia Antidopaje de Madrid, habló de la "laxitud" española frente al problema. Y ayer, durante la presentación del recorrido del Tour de Francia de 2011, volvió a publicitar su idea frente a las autoridades españolas en la lucha contra el dopaje.

"Las autoridades aceptan que hay un problema en España", dice el jefe de la UCI

"Es rotundamente falso. Aquí hay tolerancia cero", le contestan

"Me telefonearon [las autoridades españolas] a Geelong, aceptaron que hay un problema en España y prometieron colaborar para mejorar las cosas", dijo McQuaid en declaraciones que recoge la agencia Efe. "Yo lo creo también [que hay un problema de dopaje] y lo mantengo. Y no es la primera vez que lo digo", añadió el jefe de la Unión Ciclista. McQuaid, sociólogo, adujo que todo parte de una cuestión de actitud y puso como ejemplo que el ex ciclista Fernando Escartín defendiera a Mosquera, positivo en la última Vuelta a España. "Dijo que Mosquera es un gran campeón y que la UCI está matando el ciclismo. Con esa actitud, no es una sorpresa que haya un problema en España", cerró ayer el dirigente irlandés.

Las autoridades deportivas españolas, que en otras ocasiones habían tratado de no entrar al trapo tendido por el presidente de la UCI, que habían hablado de malas interpretaciones y que habían argumentado, con datos de los laboratorios, que el dopaje en España no está ni mejor ni peor que en otros países del entorno, no pudieron contenerse ayer. A media tarde, mediante un comunicado conjunto del Consejo Superior de Deportes (CSD) y la Agencia Estatal Antidopaje (AEA) y bajo el epígrafe Ante el intolerable acoso de Pat McQuaid, respondieron a las declaraciones de la mañana.

"Es rotundamente falso que las autoridades españolas hayan reconocido un problema mayor que otros países. Tanto Javier Martín del Burgo, director de la AEA, como Albert Soler, presidente de la Comisión de Seguimiento y Control, del CSD, hablaron con Pat McQuaid, lo hicieron en presencia de testigos y en ningún momento reconocieron que hubiera un problema singular", dice, tajante, la nota. Y añade: "El principal problema en materia de dopaje no lo tiene España, sino algunas modalidades deportivas que exigen un esfuerzo agónico, como es el caso del ciclismo profesional a nivel mundial. Por ello, el presidente de la UCI haría bien en dedicar toda su energía a trabajar para mejorar la situación en su deporte en lugar de diluir su responsabilidad acusando a un país como España, donde su irrenunciable política de tolerancia cero nos sitúa en la vanguardia de la lucha contra el dopaje".

No son las autoridades deportivas españolas las únicas que consideran que la UCI no maneja bien su política antidopaje, cuyas medidas más vistosas, como la carta-compromiso de los corredores, o su empeño en mantener que el pasaporte biológico, un útil válido pero manejado de forma transparente por la UCI, sirva para sancionar por dos años, han recibido críticas por parte de los colectivos profesionales y correctivos en el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS), con sede en Lausana.

La propia AMA investiga pasadas actuaciones de la UCI, como las denunciadas por el estadounidense Floyd Landis sobre las magníficas relaciones del ex presidente Hein Verbruggen con Lance Armstrong, y fiscaliza las actuales. Todo ello con la esperada decisión sobre el caso de Contador como telón de fondo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de octubre de 2010