Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSC endurece su discurso sobre la inmigración para competir con PP y CiU

"Las normas no las pueden fijar los últimos empadronados", dice Corbacho

Un guiño a la izquierda y otro a la derecha. Un gesto hacia el electorado más catalanista y luego una carantoña al más próximo al PSOE. La precampaña de los socialistas catalanes para las elecciones del 28 de noviembre se ha convertido en una alocada carrera para recuperar en escasas cinco semanas las decenas de miles de votos que según las encuestas pueden fugarse a Convergència i Unió, al Partido Popular y, mayoritariamente, al saco de la abstención. Además de la crisis económica, el candidato socialista, José Montilla, debe lidiar con un electorado urbano tremendamente desmovilizado, con un sector catalanista molesto con el PSOE, y con un sector más españolista harto de las concesiones a los socios de Esquerra Republicana.

5.000 voluntarios tratan de explicar, puerta a puerta, los recortes de Zapatero

Montilla promete una beca-salario de 633 euros para la 'generación ni-ni'

La última maniobra del PSC ha sido orientada a evitar que Convergència i Unió y, sobre todo el PP, saquen votos de los barrios más castigados por el cóctel explosivo de inmigración irregular y crisis económica.

Para ello, ayer pusieron en primera fila al todavía ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, para que deje claro que los socialistas no están para nada en el discurso "buenista" que la derecha les atribuye en el asunto de la inmigración. "No podemos dejar que los últimos empadronados sean los que pongan las normas", dijo Corbacho ante un auditorio de un millar de militantes. Corbacho, número tres de las listas del PSC, criticó al PP por su inconcreción en las medidas para controlar la inmigración, que juzga populistas e inaplicables: "Que diga el señor Rajoy qué artículos quiere cambiar para restringir el padrón".

Sin embargo, afirmó contundentemente que la inmigración pone "presión" sobre los servicios públicos y hasta a las listas del paro. El programa socialista también lanza un guiño a los descontentos con la apertura de mezquitas y otros locales religiosos no católicos. A espera de que hoy sea ratificado por la militancia, el programa aboga por respetar el derecho a la práctica religiosa de forma "transparente" pero pide que ésta se haga "preferentemente en alguna de las lenguas oficiales en Cataluña" y "con respeto a las libertades constitucionales".

Los socialistas presentaron ayer otra propuesta destinada especialmente al electorado joven más castigado por la crisis y el fracaso escolar, la llamada generación ni-ni. Si gobiernan prometen otorgar becas-salarios a los jóvenes menores de 25 años que ni estudian ni trabajan, por el que percibirían 633 euros mensuales -el equivalente al salario mínimo- durante un máximo de nueve meses. Por su parte, a los jóvenes de menos de 30 años que ya tengan algún tipo de formación les otorgará un crédito-salario por un máximo de 11.399 euros, que devolverán sin intereses cuando consigan un trabajo.

La movilización del electorado urbano y del cinturón de Barcelona es el gran reto. Los estudios aseguran que esta desmovilización no es mayor que en la periferia de Madrid, por ejemplo, pero preocupa mucho al PSC.

Por esta razón, el partido ha movilizado más de 5.000 voluntarios para que, al estilo americano, contacten con amigos, vecinos y familiares para animarles a votar. El objetivo es que cada uno contacte con una veintena de votantes para recordarles lo que se juega el partido el 28 de noviembre. Se ha dividido minuciosamente el territorio para que cada mesa electoral tenga su voluntario que, en función de la evolución de los resultados en elecciones anteriores, incida más en un aspecto u otro. "Explicar la crisis y los recortes del Gobierno es lo que más trabajo nos está dando", reconoce Jordi Mas, responsable de una de las secciones electorales del distrito de Nou Barris de Barcelona. El objetivo es repescar a los descontentos. "El encargo es centrarnos en las zonas que tradicionalmente nos votan más", explica. En Mollet del Vallès, feudo socialista del área de Barcelona, el problema también es el paro. "Todo el mundo pregunta por la reforma electoral", cuenta Raúl David González, que contacta periódicamente con una cincuentena de militantes cara a cara, por facebook o vía SMS. A Obama le funcionó en Estados Unidos, pero por si acaso los socialistas catalanes lo han adaptado al público mediterráneo. "Hemos sustituido las reuniones de tupperware por unas cañas en el bar", ironiza Mas.

Órdago de ERC a Montilla

Esquerra Republicana de Catalunya ha decidido jugar al gato y al ratón con su socio y presidente de la Generalitat, José Montilla. Aunque éste prohibió explícitamente el jueves que se utilicen recursos de la institución para promover las consultas soberanistas que se vienen celebrando en distintas poblaciones desde hace meses, hoy una treintena de urnas propiedad del departamento de Gobernación se llenarán de papeletas con el "sí a la independencia". Esto ocurrirá -si nada lo impide a última hora- en Rubí (Barcelona), donde una entidad privada logró que el consejero de Gobernación, a espaldas de Montilla, le prestara las urnas.

Esquerra Republicana lo justifica asegurando que los receptáculos se ceden a cualquier entidad o asociación que celebre elecciones o cualquier acto que lo requiera. Y no es la primera vez que ocurre. Gobernación admitió ayer que en el último año ha prestado más de 160 urnas de votación para el mismo fin.

Para desespero de más de un dirigente socialista, el presidente de la Generalitat optó ayer por callar ante el último órdago de ERC. Su portavoz aseguró que todo se forjó a espaldas del presidente y que no volverá a ocurrir. Montilla, que compareció ante los periodistas para explicar su programa electoral, no aceptó ninguna pregunta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de octubre de 2010

Más información