Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:TROTAMUNDOS | Luis Berdejo - Director de cine | EL VIAJERO HABITUAL

Festín de ostras y cangrejos

Buscando localizaciones para La otra hija, su debut estrenado ayer en salas, el director de cine donostiarra Luis Berdejo se pasó una buena temporada recorriendo Carolina del Sur, en la Costa Este de Estados Unidos.

Viajando mientras trabaja; ¡así da gusto!

Básicamente se trataba de encontrar una granja antigua para la película, por lo que la gente me dejaba entrar en sus casas. Es como ser un voyeur, pero con permiso.

Vería de todo. Desde luego, y además soy muy curioso: recuerdo que lo más sorprendente que vi fue una granja junto a un río en la que vivía una pareja mayor cuyos hijos ya se habían ido hace años. Daba la sensación de que, al margen de los miembros de la familia, ahí no había entrado nadie en cien años. ¡No había un solo mueble posterior a 1920! Era como visitar un museo, aunque algo cubierto de polvo. Fascinante.

¿Qué más hizo?

Comer.Mucho y muy bien. Elaboré una lista de restaurantes de carretera de categoría...

¿Y qué sirven en Carolina?

Sobre todo, cangrejo de cáscara blanda y ostras, las dos especialidades del Estado. Aunque también descubrí los mac and cheese (macarrones con queso). Son una de las piedras angulares de su gastronomía, y la camarera pensaba que le estaba vacilado cuando le dije que no sabía lo que eran.

Se toman en serio la comida.

En Carolina del Sur se come muy bien. Yo, que soy de San Sebastián, creo que el otro lugar del mundo donde mejor he comido es Charleston.

¿Me lo dice en serio?

Hay dos restaurantes estupendos, The Fig y Peninsula Grill, donde ponen una langosta y unos mejillones impresionantes acompañados de decenas de salsas. Una maravilla. Y la ciudad es una gozada, con casas coloniales. Igual que Maclellanville, un antiguo pueblo de pescadores con una playa preciosa. También hay un restaurante donde rodaron una secuencia de Forrest Gump.

No parece que vivan mal en Carolina de Sur.

¡Si ya lo dicen las matrículas del Estado! Todas llevan la frase: "Smiling faces, beautiful places" (Caras sonrientes, lugares hermosos).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de octubre de 2010