Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los sindicatos reclaman a Adegi en plena huelga renegociar el convenio del Metal

La patronal reduce al 14% el seguimiento de los tres días de paro en Guipúzcoa

Los tres días consecutivos de huelga que ha registrado el sector del Metal de Guipúzcoa, convocados por los sindicatos nacionalistas ELA y LAB, no han conseguido arrancar a la patronal provincial Adegi un gesto que permita pensar en una resolución rápida del conflicto laboral a través de la renovación de un convenio que afecta a unos 60.000 trabajadores guipuzcoanos, renegociación que volvieron a pedir ayer dichas centrales. Las huelgas realizadas, en cambio, sí han servido para avivar la pelea sindical entre las centrales abertzales, por un lado, y UGT, por otro, que ayer consideró un "fracaso" la respuesta dada por los trabajadores del sector a la convocatoria.

Tanto ELA como LAB no quisieron ayer ofrecer datos sobre el seguimiento registrado durante los tres días de paro, aunque aseguraron que resultó "mayoritario", y se remitieron a los acuerdos adoptados en asamblea por las plantillas de las "principales" empresas del sector metalúrgico provincial de no acudir a trabajar entre el miércoles pasado y ayer.

UGT considera que las movilizaciones 'abertzales' han supuesto "un fracaso"

Adegi replicó que solo 8.300 de los 60.000 trabajadores se sumaron ayer a la protestas y que únicamente pararon 50 de las 3.000 empresas que se dedican a esta actividad.

El índice de seguimiento de la huelga ofrecido por la patronal guipuzcoana se basa en los datos de las empresas que cotizan a la entidad social de previsión Geroa por sus trabajadores, según informó Adegi en un comunicado. El 13,8% de respuesta se halla muy lejos de la alta representatividad -alrededor del 76%- con que cuentan ELA y LAB en este sector.

El responsable provincial del Metal de ELA, Unai Martínez, aseguró que las movilizaciones han supuesto "un rotundo éxito" que coloca a la representación empresarial en la disyuntiva de "mantener la línea de confrontación o llegar a acuerdos". "Está en manos de la patronal que la conflictividad continúe", afirmó antes de la manifestación conjunta que ELA y LAB celebraron en San Sebastián, a la que asistieron sus secretarios generales, Adolfo Muñoz y Ainhoa Etxaide, respectivamente.

El conflicto abierto por la renovación del convenio del Metal se mantiene desde que en enero pasado se iniciaron las negociaciones. En estos momentos, las conversaciones se hallan totalmente rotas. En la última reunión, celebrada a finales de septiembre, Adegi decidió no sentarse con las centrales mientras estas utilicen "la amenaza y el chantaje de la huelga" como medida de presión.

ELA y LAB tienen convocados otros cuatros días seguidos de paros en el sector, entre el 2 y el 5 de noviembre próximos. Martínez advirtió de que las protestas se sucederán mientras la parte empresarial no acceda a negociar "un convenio digno". "Si intenta eliminar la mayoría de las conquistas laborales del sector del Metal, la patronal va a recibir una contestación contundente", abundó.

Adegi replicó que el seguimiento de los paros ha sido muy escaso, y recordó que si en los anteriores los sindicatos anunciaron que habían conseguido la adhesión de 250 compañías, en esta ocasión solo han logrado el apoyo de 50. Además, advirtieron a las centrales de que con sus movilizaciones están poniendo en peligro la pervivencia de muchas empresas.

La patronal se reafirmó en su deseo de alcanzar un acuerdo, para lo cual, según su criterio, ha ofrecido "muestras de responsabilidad haciendo importantes cesiones". Frente a la estrategia de "huelgas, pancartas e insultos" de los sindicatos, Adegi asegura estar dispuesto a "apostar por un convenio digno para empresas y trabajadores". "En ese camino nos encontrarán las centrales sindicales", concluye el comunicado que difundió.

Además, los paros convocados por los nacionalistas están motivando daños colaterales en el movimiento sindical tras las críticas lanzadas ayer por UGT contra la estrategia que están manteniendo ELA y LAB en este conflicto. UGT exigió a ambas organizaciones que "dejen de responsabilizar a otros sindicatos del fracaso de la huelga", y recordó que no apoya las convocatorias por considerarlas "innecesarias y ficticias", dado que "solo buscan una rentabilidad sindical".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de octubre de 2010