Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los hosteleros creen que la ley antitabaco llega en el "momento peor" en 70 años

Los hosteleros vascos volvieron a recordar ayer los "graves daños que causará" la nueva legislación antitabaco a su economía y al empleo de un sector que está atravesando "el peor momento de los últimos 70 años", con "miles de empresas que están ya en la ruina".

La Federación de Hostelería del País Vasco cifró ayer en un 10% las pérdidas que sufrirá el sector en el conjunto de España a raíz de los cambios que impulsarán las nuevas leyes vasca y nacional, que prohibirán fumar en todos los espacios públicos cerrados, como bares y restaurantes. Los hosteleros criticaron "el rechazo" de la propuesta que ha hecho su federación española para "encauzar" la modificación de la ley que se está preparando a nivel nacional y a la que la vasca se ha adelantado.

Los representantes del sector vasco recordaron que la asociación nacional ha solicitado que se permita a los establecimientos habilitar zonas para fumar con una superficie máxima del 30% del espacio destinado a los clientes, una propuesta que puede no ser incorporada "por la oposición de quienes se han empeñado en imponer" una prohibición que "sólo existe en tres de los 27 países" de la UE.

Apoyo del CES

Las duras críticas de los hosteleros contrastaron ayer con la resolución del Consejo Económico y Social (CES), que hizo público su dictamen favorable sobre la ley antitabaco vasca.

El CES destacó que el agravio que el sector hostelero apuntó que iba a sufrir cuando entró en vigor la actual legislación "no fue tal". El Consejo define el nuevo texto como "pionero y muy riguroso", pero alerta de la necesidad de "un mayor grado de concreción" en cuanto a las responsabilidades del sector a la hora de hacer que se aplique la normativa.

La decisión de prohibir fumar en espacios públicos cerrados es valorada por el CES, así como la prohibición de fumar en un vehículo privado cuando se viaja en compañía de un menor. Según este organismo, la nueva legislación "promoverá y protegerá más eficazmente la salud de la población".

El CES sugiere al Ejecutivo que incluya el tabaco en la evaluación de los riesgos del puesto de trabajo. Además, añade otras observaciones, como la necesidad de establecer planes para ayudar a dejar de fumar y campañas de sensibilización.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de octubre de 2010