Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ibarra alerta de que la crisis pone en riesgo la eficacia exigible a los jueces

La apertura del Año Judicial ratifica la distensión con el poder político

La saturación de la Justicia y el consiguiente retraso en la resolución de procesos, sobre todo en las jurisdicciones más afectadas por el impacto de la crisis, está motivando que se rebase la efectividad "exigible" en la tutela judicial al ciudadano. El presidente del Tribunal Superior, Juan Luis Ibarra, lanzó ayer esta advertencia en el discurso con el que abrió el Año Judicial en Euskadi. Y alertó también sobre la "situación de estrés" que padecen jueces y magistrados por una carga laboral que obliga a trabajar más rápido de lo deseable en muchos casos y que puede repercutir en un "descenso en la calidad" de las sentencias que dictan.

Ibarra incidió en el aumento de la "insatisfacción" de los jueces que se desprende de la última encuesta realizada por el Consejo General del Poder Judicial. A este pesimismo ha contribuido de forma decisiva la escasa consideración social que atribuyen a su trabajo y la "falta de tiempo" que acusan para "estudiar o pensar con profundidad los asuntos más complicados", además de la difícil conciliación de la vida laboral y familiar.

La siniestralidad laboral inició en 2009 un descenso que sigue este año

La puesta en marcha de la oficina judicial comenzará en Irún y Azpeitia

El máximo representante de la judicatura vasca aprovechó el acto, el primero que protagoniza como presidente del Superior, para reclamar una "organización diferente" de los partidos judiciales que supere su actual noción unipersonal y traslade a la primera instancia el principio colegial de actuación que actualmente desarrollan los tribunales. Demandó como "urgente" la reestructuración que conllevará la nueva oficina judicial que, tras las pruebas piloto, se implantará desde el 25 de octubre en los juzgados de Irún, Azpeitia, Eibar, Amurrio y Getxo.

Ibarra no quiso acabar su intervención sin reconocer los esfuerzos realizados por el Gobierno vasco en la materia. Fue un nuevo guiño a la distensión de los jueces con el Ejecutivo que ha imperado desde la llegada del PSE a Ajuria Enea. El gesto sirvió de respuesta a las palabras que antes había pronunciado la consejera de Justicia, Idoia Mendia, quien destacó la actual "normalidad" como oposición a los "momentos de zozobra, enquistamiento y enfrentamiento institucional" vividos en épocas anteriores. Se refería sin citarla a la tensión suscitada años atrás con los procesamientos del ex presidente del Parlamento Juan María Atutxa y el anterior lehendakari, Juan José Ibarretxe, ambos del PNV. "La era del debate estéril tocó a su fin", subrayó Mendia convencida, antes de abogar por la "colaboración frente a ombliguismos".

El de ayer fue el primer acto que reunió a los representantes políticos del ramo con toda la renovada cúpula judicial, una vez consumados los relevos al frente del alto tribunal vasco, su Sala de lo Contencioso y las audiencias de Guipúzcoa y Álava. Pese a su distinto perfil y los polémicos procesos de designación, todos los protagonistas compartieron escenario y debates sin generar las suspicacias de antaño. "Ahora todo se ve con normalidad y es más cómodo", reconocieron a EL PAÍS algunos de los presentes.

Ayer quedó constituida además la nueva comisión de la Sala de Gobierno del Tribunal Superior tras los cambios que se han registrado en las distintas presidencias.

Junto a la cúpula de la judicatura vasca y la consejera de Justicia, a la apertura del Año Judicial en Bilbao asistieron el delegado del Gobierno, Mikel Cabieces, y los tres vocales del Poder Judicial para el País Vasco: la nacionalista Margarita Uria, el conservador Manuel Almenar y el progresista Félix Azón.

"Alarmante" aumento de la violencia conyugal

La apertura del Año Judicial sirvió ayer también de escenario a la presentación de la memoria de la Fiscalía Superior vasca correspondiente a 2009. La máxima representante del ministerio público en Euskadi, María Ángeles Montes, puso de relieve el "alarmante" aumento de los procedimientos por violencia contra la mujer y familiar. En concreto, durante el pasado año se incoaron un total de 7.033 asuntos por maltrato familiar no habitual, lo que supone tres cuartas partes más que en 2008. También se incrementó en un 13% el número de menores infractores.

La todavía fiscal superior del País Vasco, a la espera de que tome posesión su sucesor en el cargo, Juan Calparsoro, apuntó que la estadística sobre violencia machista y familiar se enmarca en un aumento general de los delitos. El pasado año se incoaron más de 155.000 procedimientos, cerca de un 3% más que en el ejercicio precedente. De todos ellos, vuelven a ser los más frecuentes los cometidos contra el patrimonio, como hurtos y robos con violencia o intimidación, que crecieron más de una quinta parte.

En el segundo escalón de los delitos más habituales en Euskadi figuran los cometidos contra la vida y la integridad física de la persona, que se aproximaron a los 20.000 casos el pasado año, con un incremento del 23%. La mayoría tuvieron como consecuencia lesiones leves.

En el lado negativo de la balanza se sitúa también el tráfico de drogas, por cuya causa se iniciaron 1.088 procedimientos, frente a los 812 del año anterior. De su lado, los delitos contra el medio ambiente y la ordenación del territorio casi se duplicaron en 2009 hasta alcanzar los 58 casos. Montes destacó, aún así, que no es Euskadi una de las comunidades autónomas más azotadas por afecciones como los incendios forestales o la corrupción urbanística, más reptidas en otras comunidades. También aumentaron los asuntos por faltas leves.

La fiscal superior no quiso cerrar su intervención sin destacar la versión más optimista del balance, que hace referencia a la siniestralidad laboral. El pasado año se registraron 41 muertes por accidentes de trabajo, 21 menos que en 2008. Descendió igualmente el número de accidentes graves y leves, una tendencia que se ha consolidado en lo que va de 2010.

Montes compartió estrado con el presidente del Superior, Juan Luis Ibarra, y la consejera de Justicia, Idoia Mendia. Aprovechó la ocasión para reclamar a los poderes públicos un "mayor esfuerzo" en la dotación de medios para facilitar el trabajo de los fiscales.

En su último discurso en una apertura del Año Judicial, no se olvidó de agradecer la "colaboración" recibida por parte de la judicatura.

Los datos

- Plantilla. Euskadi cuenta con 14 partidos judiciales que suman 217 plazas de jueces y magistrados. A ellas hay que añadir las de 180 secretarios y las 1.934 del resto del personal al servicio de la Administración de Justicia.

- Asuntos. Pese a que en 2009 se ingresaron más de 320.000, la tasa de litigios es la menor de España, con una media de sólo 147 por cada 1.000 habitantes. En idéntico período se resolvieron 308.000, elevando la tasa de congestión judicial

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de octubre de 2010

Más información