Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ex ministro guatemalteco que acabó entre rejas

Vielmann, presuntamente implicado en la muerte de siete reclusos, fue enviado ayer a prisión

Carlos Roberto Vielmann Montes, de 54 años, ex ministro de Gobernación de Guatemala y hermano del actual vicepresidente del país, ingresó ayer en prisión incondicional por orden del juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz. Vielmann fue detenido el pasado miércoles junto al parque del Retiro de Madrid por su presunta implicación en la "ejecución extrajudicial" (la muerte) de varios reclusos durante un motín ocurrido en una prisión del país centroamericano en 2006.

El relator de las Naciones Unidas, Philip Alston, divulgó en 2007 un informe según el cual durante el mandato de Vielmann hubo una "limpieza social" de marginados y delincuentes. "Por su frecuencia y su carácter sistemático, la limpieza social plantea una cuestión de responsabilidad institucional", agregó Alston. Diversas ONG atribuyen a policías incontrolados los asesinatos de cientos de marginados y delincuentes.

El acusado puede ser juzgado en España al tener doble nacionalidad

El ex ministro ha sido encarcelado en Madrid a efectos de su extradición. Pero Vielmann goza de doble nacionalidad -guatemalteca y española- en atención a que sus abuelos eran de origen español. Debido a esta circunstancia, fuentes policiales y judiciales barajan la posibilidad de que España acabe por rechazar finalmente su extradición a Guatemala y opte por juzgarlo en España.

Vielmann ha asegurado ante el juez Pedraz que no tiene nada que ver con los asesinatos, a la vez que se considera víctima de una persecución de tipo político. El ex ministro ha reconocido que puede que un grupo parapolicial cometiera esos crímenes, pero que él no conoce su existencia.

Vielmann, acusado de formar parte de una estructura paralela a la policía, fue detenido el miércoles en el número 6 de la céntrica calle de O'Donnell de Madrid por agentes del Grupo de Localización de Fugitivos de la policía española. Llegó hace unas dos semanas con una furgoneta cargada de maletas, alquilada en la estación de Atocha, para ocupar el piso 5º, número 6, de la lujosa Torre de Valencia. Había alquilado ese inmueble y había abonado por adelantado un año de renta. Lo ocupaba junto a su esposa y otra mujer de avanzada edad.

El abogado defensor, el ex fiscal de la Audiencia Nacional Enrique Molina, ha alegado que Carlos Vielmann "corre serio riesgo de ser asesinado en la situación política actual de Guatemala".

La Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) tenía ordenada desde hace dos meses la captura de Vielmann, ex ministro de Gobernación, junto con la del ex candidato presidencial Alejandro Giammattei por el asesinato de siete reos en el penal Granja Modelo de Rehabilitación Pavón, ubicado en el municipio de Fraijanes del departamento de Guatemala.

"Las personas señaladas integraban parte de una organización criminal conformada desde el Ministerio de Gobernación y la Policía Nacional Civil desde 2004 y estaban dedicadas a ejecuciones extrajudiciales", afirmó el pasado agosto la CICIG en un comunicado. "Esta estructura prosiguió con una actividad criminal continuada de asesinatos, tráfico de drogas, lavado de dinero, secuestros, extorsiones y robos de droga, entre otros", agregaba.

El ex ministro Vielmann, el ex director del Sistema Penitenciario Alejandro Giammattei y el subdirector de Investigación Criminal Javier Figueroa están acusados de estar presuntamente implicados en el asesinato de siete presos durante el asalto policial, el 25 de septiembre de 2006, al Penal de Rehabilitación Pavón. Murieron a tiros los reclusos Luis Alfonso Zepeda González, Mario Misael Castillo, Jorge Abraham Tiniguar, Jorge Eduardo Batres Pinto, Gustavo Adolfo Correa Sánchez, Carlos Barrientos Vásquez y Érick Estuardo Mayorga Guerra.

Las investigaciones de la CICIG, dirigida hasta hace dos meses por el fiscal español Carlos Castresana, consideran que Vielmann estuvo presente en esas "ejecuciones". 12 testigos protegidos, entre ellos reclusos, policías y funcionarios de prisiones, supuestamente lo han corroborado.

El presidente guatemalteco, Álvaro Colom, declaró que el proceso contra Vielmann es "complicado" y generará "mucho oleaje". El vicepresidente Rafael Espada, hermano de Vielmann por parte de padre, dijo: "Me tiene preocupado. Como familia le tengo mucho cariño. El caso está fuera de mi jurisdicción. Respeto la independencia de los poderes. Él tiene derecho de defenderse y es inocente hasta que no se demuestre su culpabilidad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de octubre de 2010