Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Huelga en el conservatorio de Alicante por su deterioro

El conservatorio profesional de danza de Alicante es una ruina. El gimnasio no tiene aseos, ni calefacción; el techo se cae; en algunas aulas las ventanas no cierran y hay grietas en la fachada. Los alumnos han sufrido en carne propia estos desperfectos: varios estudiantes se han lesionado al meter el pie entre las viejas y astilladas tablas del suelo. "Es peligroso, el centro necesita mantenimiento y conservación", se queja José Rodríguez, presidente del AMPA. La Consejería de Educación mientras tanto "ni contesta, no sabemos cuál es el futuro de la danza en Alicante", se lamenta.

El conservatorio, ubicado en el monte Tossal, cuenta con 200 alumnos, que desarrollan las clases en un limitado espacio: un aula está inutilizada para proteger unos frescos de Baeza que "se deterioran con el sudor de la danza", según la consejería. Ayer padres, madres, alumnos y profesores iniciaron una huelga activa para forzar una solución.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de octubre de 2010