Ryanair ya es la cuarta aerolínea de El Prat al mes de su llegada

La compañía consigue 150.000 clientes en Barcelona a costa de Reus y Girona - La mitad de los viajeros llegan a la capital catalana con billetes 'low cost'

Ryanair ha entrado en El Prat pisando fuerte. En su primer mes de vida en el aeropuerto de Barcelona ha logrado 150.494 pasajeros. Esto convierte a la polémica aerolínea de bajo coste irlandesa, con sólo 30 días de operaciones, en la cuarta compañía con más actividad del aeródromo. Todo un impulso para el low cost, que ya supone casi el 50% de la actividad en un aeropuerto que aspira, según han insistido sus responsables a todo lo contrario: convertirse en un centro de conexiones intercontinentales.

Uno de cada dos aviones que despegan o aterrizan en El Prat lo hace bajo la mano de una aerolínea de bajo coste. Vueling, Easyjet, Ryanair y otras 13 low cost concentraron en septiembre 1,2 millones de las entradas y salidas del aeropuerto catalán (sólo las tres primeras empresas nombradas ya acumulan más de 900.000 tránsitos). El avance de los vuelos baratos en Barcelona es significativo: en septiembre de 2009, su peso en El Prat era de cerca del 36%.

El aeropuerto en total registró en septiembre 2,5 millones de operaciones. La llegada de Ryanair ha dado sin duda un empujón a las instalaciones, que respecto al mismo mes de 2009 ha logrado una mejora de sus actividades de más del 12,8%.

A pesar de que este mes Ryanair protagoniza el baile de estadísticas, la irlandesa, en el ranking de todo el año, aún queda lejos de alcanzar a otras empresas con más experiencia en Barcelona. El pódium de las más activas lo ocupa Vueling. Spanair se mantiene como la segunda. Ambas además, con una mejora de sus actividades.

Mientras las estadísticas de El Prat engordan, las de los otros aeropuertos de Cataluña se encogen. Tal y como ya temían Cámaras de Comercio y autoridades de Girona y Reus, que aportan subvenciones millonarias para los aeropuertos de estas ciudades, el desembarco de Ryanair en Barcelona ha mordido la actividad en sus ciudades, cuyos aeródromos dependen prácticamente de la irlandesa. En el aeropuerto de Girona, con 542.747 pasajeros, la actividad ha caído un 12% respecto a septiembre del año anterior. En el de Reus, que pisaron 231.995 personas, ha registrado una caída de más del 19%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 14 de octubre de 2010.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50