Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una firma del alcalde de Tui achaca su crisis a la falta de plan urbanístico

La constructora admite que su negocio depende de decisiones municipales

Una de las empresas del grupo inmobiliario que apodera el alcalde de Tui, Antonio Fernández Rocha (PP), atribuye la pérdida de casi el 45% de su facturación en 2008 a que no se aprobase dl plan general de urbanismo. Con ello trataba de justificar el despido de un albañil que finalmente no le ha sido aceptado por el Tribunal Superior de Xustiza (TSXG). De no extinguirse ese puesto de trabajo, "se desequilibraría el proyecto empresarial", adujo la empresa en la argumentación del despido, en julio del citado 2008. Todo pinta que las cosas están ahora peor.

J.F.E. Guillarey Construcciones y Promociones, que ahora responde a la denominación Galconser, la empresa que ejecutó el despido de un albañil de segunda "por causas objetivas", pertenece, según establece la sentencia, a la media docena de sociedades limitadas que se integran en el Grupo Provitui, administradas por el hijo del alcalde, José Antonio Fernández Estévez, y en cuatro de las cuales el propio Rocha figura como apoderado y en otra, Promingal, como administrador único.

La empresa alegó la falta de obras para justificar el despido de un albañil

La delimitación del grupo que hace el TSXG en su sentencia parte de la constatación, con otros indicios, de que todas comparten teléfono y fax en un mismo domicilio social, en el número 20 de la calle Foxo de Tui. Además de las citadas Galconser y Promingal, forman el grupo Promociones Tuyvi, Gesprovi de Tuy, Promociones Viventuy y Promociones Alcaro de Tui, a todas las cuales trasladó sus reclamaciones el albañil despedido. El TSXG, confirmando la sentencia de primera instancia, entiende que "resultan acreditados los elemenentos indicados para atribuir a las empresas condenadas responsabilidad solidaria por pertenecer a un grupo".

Galconser había atribuido la extinción del contrato y amortización del puesto de trabajo del albañil "a la disminución importante y continuada de la carga de trabajo debida a la baja demanda de nuestros servicios de construcción de edificios de viviendas y de viviendas unifamiliares". La empresa prosigue su justificación aduciendo que su ámbito de actuación "fundamentalmente se sitúa en el municipio de Tuy, y al estar el plan de urbanismo pendiente de aprobación, la empresa no puede ejecutar obras nuevas. Esta situación representa una disminución del 44,82% de nuestra facturación. Además, las promotoras para las que habitualmente presta servicios esta empresa han finalizado sus obras y los terrenos donde tenían previsto construir están pendientes de la aprobación del PGOU".

20 millones de euros de facturación en 2008

El mismo día que J.F.E. Guillarey Construcciones y Promociones cambió su denominación a la de Galconser, el pasado 18 de agosto, la empresa registró una ampliación de su capital social desde los 6.010 euros iniciales a 66.864 euros. Responde a una reorganización del Grupo Protuivi, administrado por José Antonio Fernández Estévez, hijo del alcalde de Tui y del que es apoderado el propio regidor.

Todas las empresas del grupo sumaron en 2008 -último ejercicio del que presentaron cuentas en el Registro Mercantil- una facturación de más de 20 millones de euros, que solo aportó beneficios a una de ellas, Promociones Viventuy, 1,3 millones de euros, suficiente para enjugar las pérdidas de las demás, sin incluir los resultados de Promociones Alcaro de Tui, a los que este periódico no ha podido acceder (en 2007 declaró 1.555 euros de pérdidas).

Alcaro sería la promotora directamente beneficiada por la polémica recalificación de terrenos de la finca Patazumba que ha contribuido a retrasar la aprobación del plan general. Con un quebrando evidente para el grupo empresarial vinculado al alcalde, aunque en el caso del despido improcedente del albañil de Galconser, el Tribunal Superior indica que el problema no se centra en si esta sociedad disminuyó su actividad en Tui por no haberse aprobado su plan general. "Lo que se acreditó fue una disminución global de los pedidos", dice el fallo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de octubre de 2010

Más información