Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:AUTOMOCIÓN

Coches sin conductor

Automóviles de Google han hecho más de 200.000 kilómetros

El sueño de que por las calles circulen coches que no necesitan conductor se acerca. Google ha hecho público que lleva meses experimentando esta tecnología y que sus coches de conducción automática han recorrido más de 200.000 kilómetros por ciudades y autopistas de Estados Unidos. El resultado, positivo. En más de mil lo hicieron solos y en el resto hubo intervenciones ocasionales del chófer. Apenas un accidente y por culpa de otro conductor que chocó por detrás. The New York Times afirma que esta tecnología podría estar en la calle en el plazo de ocho años. Google ha empleado seis Toyota Prius y un Audi TT

La semana pasada, el máximo responsable de Google ya había hecho algunas menciones crípticas sobre el futuro de la conducción. Eric Schmidt lamentó que los coches se hubieran inventado antes que los ordenadores, ya que si estos hubieran llegado antes seguramente se habrían pensado de otra forma los automóviles. "Tu coche debería conducirse solo, es algo con mucho sentido", afirmó.

La tecnología podría estar disponible en ocho años

Para realizar las pruebas, Google primero lanzó un coche para recoger todo tipo de datos sobre las rutas que se iban a recorrer, desde señales de tráfico a direcciones prohibidas y elaboró mapas específicos sobre las mismas. Los coches de conducción automática van equipados con complejos sistemas de sensores, rayos láser y radares. Dentro, viaja un conductor que no maneja el coche pero que está al frente del volante para prevenir cualquier eventualidad. A su lado, un ingeniero controla el funcionamiento del programa. Los sensores remiten los datos de la ruta a la central de datos de Google que los procesa en sus mapas. Uno de los problemas irresueltos es el reconocimiento de señales humanas. Por ejemplo, cuando un policía para el tráfico. Otra duda. En caso de accidente, ¿quién paga, el propietario del coche o el fabricante del sistema?

En el blog donde se anuncia el experimento se explica que más de 1,2 millones de personas fallecen en accidentes de tráfico al año. La implantación de un sistema de conducción automática, opina Google, podría reducir esta cifra a la mitad, favorecer el ahorro de energía y el hábito de compartir coches transformando las autopistas del futuro. Los coches con conducción automática no son una novedad. De hecho, en el experimento de Google han colaborado ingenieros de DARPA (la entidad gubernamental que estuvo detrás del nacimiento de Internet), que anualmente organiza carreras experimentales de coches sin conductor ni control remoto que han de cubrir un determinado recorrido aislado del tráfico normal. Este no ha sido el caso de Google. Ford y Toyota han realizado también experimentos en este sentido. Una de las opciones que se han barajado son coches equipados con sensores y carreteras, también con sensores, que en comunicación mutua controlan el tráfico y la conducción. Una de las ventajas es que se regula la velocidad y se administra la circulación permitiendo una mayor proximidad entre los coches.

Las investigaciones de Google tienen un horizonte de negocio. Además de poder licenciar su tecnología, la implantación de coches que no requieren la atención del conductor permitiría a éste dedicarse a otras tareas. Estaría más disponible, por ejemplo, para el empleo de Internet y Google es una potencia en la oferta de servicios a través de la Red. Los coches de Google han sido filmados por otros viajeros pero no habían trascendido noticias fidedignas sobre qué estaban haciendo porque muchos testigos los confundieron con los vehículos, también con radares, que emplea Google para su callejero Street View.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de octubre de 2010