Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rubalcaba considera "verosímil" que los etarras se adiestraran en Venezuela

El ministro descarta la implicación del Gobierno de Chávez en el apoyo a ETA

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, dio ayer credibilidad a la confesión de los dos miembros del comando Imanol de ETA, Xabier Atristain y Juan Carlos Besance, que declararon haber recibido adiestramiento en Venezuela en julio y agosto de 2008. "Creemos que hay suficientes elementos para pensar que efectivamente se produjo así y no dudamos de su verosimilitud", dijo el ministro en el Senado.

Rubalcaba contradijo al presidente venezolano, Hugo Chávez, quien restó veracidad a dicha confesión, alegando que se trata de "criminales sanguinarios [...] que con sus señalamientos absurdos buscan atenuar" sus condenas.

En cambio, Rubalcaba aseguró que no existen datos que permitan "ni tan siquiera sospechar" de la implicación del régimen venezolano en el adiestramiento de etarras en su territorio, aunque calificó de "seria" la relación con ETA de Arturo Cubillas, ex miembro de la organización terrorista y alto cargo en el Ministerio de Agricultura de Caracas.

El embajador de Caracas duda de que la confesión fuera "voluntaria"

El titular de Interior dio un voto de confianza a las autoridades de Caracas. "Hemos pedido al Gobierno venezolano que investigue a fondo este suceso. Ya ha contestado que va a investigar y el Gobierno español no tiene ninguna duda de que lo va a hacer", concluyó.

Aunque reconoció que "durante un tiempo Venezuela ha sido un cierto respiro para ETA", cada vez más presionada en Francia, aseguró que el Gobierno de Caracas "está poniéndose las pilas en los últimos meses" y le instó a "trabajar más intensamente" porque la falta de control con la que se movían los etarras en dicho país "no puede volver a repetirse".

Rubalcaba no quiso polemizar con el embajador venezolano en Madrid, Isaías Rodríguez, quien insinuó que las confesiones de los etarras pudieron ser obtenidas mediante tortura, con el argumento de que este ya había rectificado.

El PP, por boca del senador Dionisio García Carnero, pidió al ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, que se retire el plácet al embajador venezolano en Madrid y se llame a consultas al embajador español en Caracas. Moratinos no pudo contestar a esta demanda porque había agotado su tiempo de intervención, como le recordó el presidente del Senado, Javier Rojo, quien, pese a las protestas, se negó a permitir que Moratinos respondiese al senador del PP. El ministro tampoco aclaró después, ante las preguntas de los periodistas en los pasillos del Senado, si pensaba tomar medidas, aunque fuentes de su departamento lo descartaron por completo. De momento, Exteriores se ha limitado a pedir información a Caracas y a trasladarle el auto del juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno, que refleja la confesión de los etarras. Además, un portavoz de dicho departamento calificó de "adecuada" y "contundente" la respuesta de Chávez, quien subrayó que los canales de cooperación entre los dos países están listos para ser activados "cuando los órganos competentes lo requieran".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de octubre de 2010