Imputado el padre del bebé carbonizado en un coche

El padre del bebé de 14 meses que murió carbonizado el sábado en el interior de un vehículo en Paderne (A Coruña) ha sido imputado por un delito de homicidio. El hombre, detenido tras encontrar la Guardia Civil y los bomberos de Betanzos el cadáver del niño en un coche ardiendo, está ingresado en el Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña con pronóstico grave por las quemaduras que tiene en las extremidades superiores y en la cabeza. "Permanece estable dentro de la gravedad", según el parte médico emitido ayer. El juez tomará declaración del imputado una vez que obtenga la alta hospitalaria. Mientras, permanece custodiado por agentes de la Guardia Civil.

El macabro suceso ocurrió el sábado por la tarde. La madre del niño, una vecina de la localidad coruñesa de Betanzos en trámite de separación con su pareja, denunció ante la Guardia Civil la desaparición del pequeño, apenas un cuarto de hora antes de que ocurriera el incendio provocado que lo mató. La mujer estaba muy preocupada porque acababa de recibir una llamada del padre del bebé asegurándole que no iba volver a ver su hijo.

Fue un automovilista que circulaba por una carretera de Paderne poco frecuentada el que avisó de que un coche estaba ardiendo. Cuando llegaron los bomberos y la Guardia Civil se encontraron con el esqueleto del vehículo aún en llamas y dentro el cuerpo carbonizado del pequeño. Había una bombona de camping gas en el asiento delantero del coche. El padre, de 42 años, apareció con quemaduras graves en el entorno del vehículo. En la actualidad, estaba tramitando la separación con su pareja y madre del niño fallecido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 05 de octubre de 2010.