Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal rechaza la personación de Amorós en 'Brugal'

Pide que antes se aclare a qué juez compete la pieza del plan zonal

El fiscal Anticorrupción de Alicante, Felipe Briones, ha presentado un recurso al acuerdo del juez instructor del caso Brugal de aceptar, en calidad de imputado, la personación en las diligencias del ex portavoz del Grupo Socialista en la Diputación de Alicante, Antonio Amorós. El representante del ministerio público pide al juez que antes de aceptar la petición de Amorós resuelva el conflicto de competencia sobre esa pieza del sumario.

Esa parte del sumario investiga supuesto cohecho, tráfico de influencias y fraude en la adjudicación de la planta de basuras del plan zonal de La Vega Baja. Carlos San Martín, titular del juzgado número 3 de Orihuela, se inhibió de esa parte en julio. El juez en el que recayó tampoco la aceptó y la devolvió al instructor. San Martín aún no se ha pronunciado sobre si la asume o plantea conflicto de competencia ante la Audiencia de Alicante.

Carlos San Martín dictó el pasado 22 de septiembre una providencia en la que aceptaba la petición de Amorós de personarse como imputado en las diligencias del sumario general del caso Brugal. En su recurso de reforma, el fiscal dice: "Es procedente que, por el juzgado actual [el número 3 de Orihuela] exista un pronunciamiento respecto a la competencia territorial, aceptándola o promoviendo cuestión de competencia, siguiendo la tramitación legal para ello. Entre tanto, la personación solicitada no constituye acto procesal cuya decisión suponga actuación judicial, ni urgente ni indispensable, y, sí, por el contrario, un acuerdo que afecta a la legitimación de las partes personadas en la causa".

El mismo argumento esgrime Briones para rechazar la personación de los vecinos de Torremendo como acusación particular. En este caso, el fiscal sostiene, además, que la personación debería ser como acusación popular.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de octubre de 2010