Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre que sufre esquizofrenia mata a su madre en Sevilla

Un hombre de 32 años mató supuestamente a su madre de 65 años ayer tras asestarle varias puñaladas. A las 4.30 de la madrugada el hombre se dirigió al dormitorio de la madre y tras un forcejeo le clavó varias puñaladas. A continuación, llamó a la policía para relatar el suceso. Cuando los agentes llegaron, encontraron el cadáver de la mujer junto a su cama.

Tras su detención en una vivienda de la calle Rico Cejudo del céntrico barrio de Nervión, la policía trasladó al hombre a la unidad de salud mental de agudos del Hospital Virgen del Rocío para someterle a varios análisis que determinen su estado. El hombre sufre esquizofrenia paranoide y durante años padeció problemas de alcoholismo y drogadicción. Diferentes familiares habían intentado durante años su internamiento en un centro psiquiátrico, pero por diferentes razones la medida no se llevó a cabo.

El presunto homicida asestó varias puñaladas a la víctima

La mujer fallecida había presentado al menos una denuncia por malos tratos contra su hijo y supuesto homicida, con el que compartía domicilio. Pero no prosperó porque la madre retiró la denuncia antes de que se tomaran medidas. Fuentes policiales desconocían si la madrugada de ayer el hombre sufrió un brote que provocó su violenta reacción. El cadáver fue trasladado al Instituto Anatómico Forense para su posterior autopsia.

Los vecinos no oyeron si la madre gritó para pedir auxilio ni tampoco a los investigadores que acudieron tras la llamada del hijo para detenerle. Uno de los vecinos declaró a Europa Press que "la muchacha de la limpieza" se percató del precinto policial en la puerta de la vivienda. "El hijo no se llevaba bien con la madre y tenían discusiones", declaró esta mujer. Otro vecino manifestó que "hace unos días el chaval tenía mala cara y ni siquiera saludaba, cuando normalmente bromeaba y era muy buena gente".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de octubre de 2010