Tres detenidos en el primer golpe a los 'comandos' de ETA tras la tregua

La operación de la Guardia Civil aborta la reconstrucción del 'complejo Donosti'

La Guardia Civil protagonizó ayer la tercera operación policial contra el entramado de ETA desde el cese de las "acciones armadas ofensivas" que la banda decretó el pasado día 5. Tras dos intervenciones previas contra organizaciones satélite (Askapena, el entramado internacional de ETA; y Ekin), el dispositivo golpeó esta vez la propia estructura de la organización terrorista, gracias a la detención de tres personas acusadas de colaborar en la reconstrucción del comando Donosti. Con ellos se elevan a 19 los arrestos practicados en el marco de la tregua. Los agentes se incautaron también de 100 kilos de explosivo y un coche robado.

La actuación policial se circunscribió a la provincia de Guipúzcoa. En la localidad de Villabona fueron detenidos Juan Carlos Besance Zugasti y su hermano Jesús Mari, mientras que en Usurbil fue apresado Xabier Atristain Gorosabel, el supuesto jefe del grupo. A los tres, de entre 35 y 40 años, se les acusa de integrar el comando Imanol, una de las células legales que pretendían reorganizar un complejo Donosti que Interior dio ayer por desarticulado. Alrededor de 200 agentes tomaron parte en la operación, que permitió asestar un "duro golpe" a la reimplantación de ETA en el territorio.

En los registros realizados se halló un arsenal con 100 kilos de explosivos
El riesgo de fuga de los arrestados precipitó la actuación policial
Más información
El PNV se opone a que Andoain se persone contra los asesinos de Pagazaurtundua

El dispositivo, dirigido por el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno, se enmarca en las actuaciones llevadas a cabo desde la detención, en febrero, del presunto miembro liberado [a sueldo] de ETA Ibai Beobide Arza. Las investigaciones permitieron desarticular una compleja red de colaboradores que pretendía reconstruir el tradicional comando Donosti. Entre ellos figuraba Atristain, que huyó y, tras entregarse a la policía francesa, quedó en libertad condicional. La Guardia Civil continuó sus indagaciones y, fruto de ellas, consiguió identificar también a los hermanos Besance. Además, aparecieron indicios de que el grupo de legales [no fichados] disponía de un turismo y material explosivo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El "acentuado" riesgo de fuga, según Interior, y el peligro que para la seguridad de los ciudadanos podía conllevar el depósito de explosivos precipitó la operación, tras varios días de estrecha vigilancia a los presuntos terroristas. Entre los distintos registros efectuados, los agentes del instituto armado hallaron en un garaje de Villabona un arsenal compuesto por 100 kilos de material para fabricar explosivos, dispositivos de iniciación temporizada, detonadores, una pistola con dos cargadores y munición, una videocámara y distintas herramientas. En la misma bajera encontraron un vehículo, modelo Renault 19 y de color blanco, que fue robado en la localidad guipuzcoana de Amezketa en 2001.

La Guardia Civil había registrado previamente los domicilios de los tres detenidos. En el de Atristain, en San Sebastián, requisaron varias cajas de cartón con distinto material. La inspección se efectuó en presencia del presunto etarra, quien abandonó el edificio custodiado por numerosos agentes, ante la presencia de medio centenar de simpatizantes de la izquierda abertzale que, desde la acera de enfrente, profirieron gritos contra el Gobierno y el instituto armado. También fueron examinados los puestos de trabajo de los hermanos Besance.

Interior valoró ayer el golpe "a la infraestructura legal de ETA" que la desarticulación del comando Imanol supone. Se trata de la tercera operación contra el entorno de la organización armada desde que declaró la tregua. El martes, el Cuerpo Nacional de Policía detuvo a otras siete personas en el País Vasco y Navarra durante una operación contra Askapena, el brazo internacional que relacionaba a la banda con otros grupos terroristas. Además, el día 14 fueron arrestadas las nueve personas que integraban la cúpula de Ekin, el aparato político encargado de hacer cumplir las directrices etarras entre las distintas organizaciones de la izquierda radical.

Representantes de la formación ilegalizada denunciaron ayer que el último operativo de la Guardia Civil "tiene todos los visos de ser un montaje político y policial con connotaciones mediáticas". A su juicio, pone de manifiesto "el interés del PSOE por mantener la situación de bloqueo, ejerciendo para ello la represión". El secretario general de los socialistas navarros, Roberto Jiménez, valoró como respuesta el "nuevo fracaso de los violentos en su intento de recomponer su estructura de muerte y destrucción nacional". El PP vasco, por su parte, consideró que la detención de etarras "es la mejor declaración de libertad".

Agentes de la Guardia Civil conducen esposado a uno de los presuntos etarras detenidos en Villabona.
Agentes de la Guardia Civil conducen esposado a uno de los presuntos etarras detenidos en Villabona.J. URIARTE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS