Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Del haluro de plata al píxel

La historia de la fotografía siempre recordará estos últimos doce años. Es justamente en ellos cuando se ha producido la mayor revolución tecnológica que ha conocido. En 1998 apuntábamos de forma muy tímida que la digitalización también había alcanzado a la fotografía. Los carretes de película de siempre aún peleaban duro y eran muy pocos los que pronosticaban su desaparición del mercado, como mucho se hablaba de una convivencia dispar, en donde los clásicos haluros de plata —la parte sensible a la luz—, parecían imbatibles pormucho que afinaran los recién aparecidos píxeles en las nuevas cámaras digitales. Hoy todo es distinto. El número de píxeles no tiene límite, el tamaño de ellos, y por ende del sensor, tampoco. Y los carretes son cada vez más difíciles de encontrar y sobre todo de revelar. La calidad ya está más que demostrada digitalmente.Y no digamos la impresión. El mundo y la imagen es definitivamente digital.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de septiembre de 2010