Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El diseño valenciano existe

La Valencia Disseny Week, celebrada al calor de Hábitat, reivindica a unos profesionales claves para el futuro de la industria local

"La historia empezó en 1985, con cuatro locos que fundaron el colectivo Nave. Se salieron de las artes gráficas, se profesionalizaron y crearon la cultura del diseño en Valencia", cuenta Juan Benavente, director de la segunda edición de la Valencia Disseny Week (VDW), iniciativa que al calor de la Feria Hábitat quiere sacar el diseño del gigantesco recinto de Beniferri y acercarlo a la ciudad con exposiciones; un mercadillo de objetos "inteligentes" (y asequibles); mesas redondas, y un encuentro internacional de blogeros y medios digitales especializados.

La edición de este año coincide con el 25 aniversario de la Asociación de Diseñadores de la Comunidad Valenciana, que organiza las actividades. ¿Cuál es el balance de este cuarto de siglo? Desde aquellos inicios ochenteros, dice Benavente, el diseño valenciano ha crecido, ha ganado oficio y se encuentra inmerso en un "segundo salto" que es la internacionalización.

"La pata de las empresas todavía cojea", dice el director de VDW

El mercadillo vende "objetos inteligentes" de 10 a 100 euros

Lo de buscar oportunidades en el resto del mundo, admite, es en parte una virtud y en parte una necesidad. Aunque también las empresas valencianas están interiorizando la importancia del diseño y hay firmas que empezaron siendo pequeñas y han logrado abrirse un hueco por derecho propio en el mercado internacional (Benavente cita LZF Lamps y Gandía Blasco y advierte de que hay bastantes más), lo cierto es que la industria tradicional valenciana tardó lo suyo en reaccionar, y todavía va a rueda de las marcas catalanas e italianas.

"Esa pata cojea. Pero hay muchos diseñadores valencianos que están trabajando para esas mismas empresas. Productos hechos en Barcelona que tienen detrás a un diseñador valenciano". La mejor lección al respecto, sigue el organizador de la VDW, se puede extraer de la crisis: "Las empresas que hicieron la apuesta del diseño no solo no se están hundiendo, sino que están funcionando muy bien".

La Valencia Disseny Week nació para reunir las actividades que se realizaban de forma dispersa con motivo de la feria y darles la fuerza de un nombre y de una coherencia argumental. La historia empieza en La Nau, con la exposición Uniendo puntos: diseño latinoamericano y diseño español, dedicada a profesionales consolidados y emergentes de ambos lados del charco.

Continúa en el Mercado de Colón, donde se instalará un mercadillo de diseño patrocinado por la publicación digital Designboom y que ya se ha celebrado en Nueva York, Copenhague, Seul y otras ciudades. Los diseñadores son 35 jóvenes de medio mundo y los precios van de 10 a 100 euros. Una de las últimas iniciativas, Píxel Attack, un repaso a las tendencias de diseño digital, se alojará en el Centre Octubre de Cultura Contemporània.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de septiembre de 2010