Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vueling critica el refuerzo del capital público en Spanair

Vueling lleva tiempo criticando el papel que las instituciones catalanas juegan en la nueva etapa de la compañía aérea Spanair, pero la reciente inversión directa de la Generalitat en la aerolínea es vista como la gota que colma el vaso para el presidente de Vueling, Josep Piqué. "No es solo que la presencia institucional ya creaba competencia desleal, sino que ahora el propio Gobierno catalán entra en el capital, cuando ya han desaparecido las compañías de bandera", se queja Piqué.

Ambas empresas, con sede en Barcelona y perfil similar, se disputan el papel de aerolínea de referencia del aeropuerto de El Prat, que Vueling, con Iberia como primer accionista, lidera por número de pasajeros.

El Gobierno catalán acaba de dar luz verde para que la empresa pública Avançsa invierta 10 millones en la sociedad IEASA, a través de la cual un grupo de empresarios e instituciones catalanas controlan el 80% de Spanair desde hace más de un año. El 20% restante permanece en manos de la escandinava SAS. El Gobierno catalán tendrá ahora el 13,28% de IEASA y un puesto en el Consejo de Administración de la compañía aérea. De forma indirecta, ya había participación pública. En el capital participan, además de empresarios, la sociedad de inversión Catalana d'Iniciatives (que cuenta con el Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat como inversores minoritarios), Fira de Barcelona y Turismo de Barcelona.

El Gobierno catalán justifica el apoyo por la necesidad de impulsar Barcelona como gran centro de conexión de vuelos intercontinentales, algo que promete hacer Spanair.

Piqué critica que "el aeropuerto de Barcelona se puede impulsar sin discriminar a algunas compañías. Vueling también vuela en red ahora y Spanair de momento no hace ninguna conexión intercontinental, sino que se solapa en nuestras rutas en competencia desleal".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 27 de septiembre de 2010