Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El centro de Vigo es el lugar donde menos se habla gallego

El idioma propio es el habitual para el 70% de los habitantes de villas y pueblos

El uso del gallego sigue siendo una medida del nivel socioeconómico del hablante. En el entorno de la Rúa do Príncipe -el centro de Vigo es el más castellanizado de las ciudades gallegas- sólo el 20% de los vecinos habla habitualmente la lengua vernácula, mientras que en los barrios periféricos el porcentaje de los que se expresan mayoritariamente en el idioma propio asciende al 34%. Esta es una de las conclusiones del Estudos de actitudes e opinións lingüísticas, la última encuesta realizada por el Consello da Cultura en diciembre de 2009. El profesor Carlos Neira adelantó algunos de los datos más novedosos del estudio -realizado a través de entrevistas telefónicas a 2.400 hablantes mayores de 18 años- en el transcurso del XII Encontro para a Normalización Lingüística, que echa hoy el cierre en la Facultade de Ciencias da Comunicación de Santiago.

La lengua todavía es un indicador del nivel económico del hablante

El porcentaje de hablantes monolingües en castellano o que tienen esta lengua como principal es entre 6 y 15 puntos porcentuales más elevado en el centro de las ciudades que en los barrios ubicados a un kilómetro de este. Es el centro urbano es el que suele aglutinar el poder financiero, la mayoría de las tiendas y también las rentas más altas. "En el territorio se plasman las diferencias de poder", explica Neira. En el territorio y en el idioma, que en el caso de Galicia sigue teniendo hábitats de referencia. "Hace 20 años, en muchos barrios de A Coruña se hablaba gallego, porque los emigrantes del campo no lo dejaron". Con los años, y a pesar de las diferencias que la relación centro-periferia del espacio urbano impone en la elección de la lengua, cobran fuerza otros condicionantes. "Influyen la falta de escuelas en gallego, pero también las aspiraciones laborales y las relaciones sociales", explica el profesor. En las localidades con menos de 50.000 habitantes, el 70,42% de la población habla mayoritariamente en gallego, mientras que en las zonas de mayor peso demográfico lo hace el 28,87%. Con todo, la lengua propia de Galicia sigue siendo la más hablada: un 58,8% de la población la usa habitualmente.

De la encuesta del Consello da Cultura se desprende que los gallegos son fuertemente partidarios de la promoción de la lengua vernácula: el 70,8% piensa que los padres deberían hablar más gallego con sus hijos y ocho de cada diez rechaza la segregación en las aulas por motivos de idioma, una de las demandas más recurrentes de la asociación Galicia Bilingüe. El estudio muestra la presencia de nuevos discursos asociados a la lengua que, aunque minoritarios, prueban que algunos temas de la agenda política calan en el hablante de a pie. Aparecen opiniones contrarias a la normalización del gallego y otras que defienden la escolarización en castellano como "derecho individual. "Son discursos originados por los políticos, que pasan a los medios de comunicación y de ahí a la calle. La política normalizadora tendrá que tenerlos en cuenta", exige Neira.

Fruto de la normalización lingüística de las últimas décadas son algunos de los datos más alentadores para el futuro del gallego. Los jóvenes de entre 18 y 25 años -la primera generación escolarizada tras la ley de 1985- han conseguido frenar la castellanización, "aunque más que una inversión del proceso de pérdida del gallego, es una estabilización", matiza Neira. Entre los más jóvenes, los menores de 15, la tendencia es justo la contraria. El estudio del Consello da Cultura se fija en los mayores de 18, pero Neira insiste en que es este grupo de edad - "del que depende el futuro de la lengua"- el exige ahora los mayores retos. "La ley de normalización o la puesta en marcha de la TVG tuvieron impacto en su momento. Ahora hay que ofrecer nuevas políticas", advierte.

Las jornadas sobre normalización terminan hoy con un análisis de la presencia del gallego en en la publicidad y la empresa privada. "El gallego no es sólo enseñanza o Administración", señala uno de los coordinadores del encuentro, el sociolingüista Henrique Monteagudo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de septiembre de 2010