Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La viuda de Alberti deja la fundación

María Asunción Mateo, viuda de Rafael Alberti y presidenta de la fundación que el poeta tiene en El Puerto de Santa María (Cádiz), está decidida a renunciar al cargo que ocupa desde 1993 cuando, aún en vida, el autor de Marinero en tierra cedió buena parte de su legado a su pueblo y se abrió un centro de estudio y difusión de la obra del poeta en una sede propiedad del Ayuntamiento.

La viuda de Alberti envió una carta el pasado 4 de agosto al alcalde de El Puerto y también patrono de la fundación, Enrique Moresco (PP), en la que alegaba "motivos personales" para justificar su decisión. Fuentes de la fundación ratificaron ayer que María Asunción Mateo no tiene intención de explicar cuáles son esos "motivos personales" y que no habrá declaraciones hasta que no se convoque el patronato. "La fecha está pendiente de la agenda del alcalde", confirmó ayer la misma fuente.

Hasta entonces, Mateo -con quien este periódico intentó contactar ayer sin éxito- seguirá siendo la presidenta de la Fundación Rafael Alberti y presidenta de su patronato del que también forman parte el alcalde de El Puerto, el concejal de Cultura (Millán Alegre) y los dos hijos de Mateo (Marta y David Borcha).

"Está garantizado que el legado de Rafael Alberti seguirá en El Puerto, porque la gran mayoría de las obras están cedidas al Ayuntamiento", aseguró ayer Enrique Moresco.

María Asunción Mateo ha protagonizado diversas polémicas en los 17 años que lleva al frente de la fundación. Entre ellas un enfrentamiento con Manuel Martínez Cordero, quien ha sido secretario de la fundación durante 12 años, y que dejó su cargo el pasado agosto tras presentar una demanda por acoso laboral contra Mateo. Además de enfrentamientos por alterar el contenido de obras como la guía que realizó el arquitecto Joan Carles Fogo Vila, Los espacios habitados de Rafael Alberti, de la que, según su autor, habían desaparecido nombres clave que él incluyó en el texto original como los de Aitana Alberti, hija del poeta, o los escritores Luis García Montero y Benjamín Prado.

Precisamente García Montero dijo ayer, tras conocer la marcha de Mateo: "Es una buena noticia. Me alegro de que las cosas de Alberti vayan bien. Hasta ahora el funcionamiento de la fundación ha sido mediocre. Espero que en el futuro todo mejore".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de septiembre de 2010