Baeza honra al historiador Vicens

El profesor Jaume Vicens Vives llegó a Baeza (Jaén) en plena posguerra desterrado por el régimen franquista, que dos años antes lo había suspendido de empleo y sueldo. La casualidad hizo que recalara en el mismo instituto -el Santísima Trinidad- en el que unas décadas antes había impartido clases de francés el poeta Antonio Machado, y mucho antes había pasado por allí otro ilustre, San Juan de Ávila, promotor de la Universidad que Baeza tuvo entre 1595 y 1824. Ahora, al cumplirse el centenario del nacimiento de Vicens Vives, Baeza homenajea al que está considerado como el padre de la historiografía moderna.

El Año Vicens Vives (Girona, 1910-Lyón, 1960) se abrió con una exposición que puede visitarse hasta el jueves en las galerías del patio del Instituto Santísima Trinidad de Baeza, y que viajará después por diversos puntos de la geografía española vinculados con el historiador. Organizada por la Editorial Vicens Vives y la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales, la muestra pretende mostrar el papel de Vicens Vives en la historia moderna, así como dar a conocer sus principales hitos profesionales y personales.

Para el comisario de la exposición, Josep María Muñoz, director de la revista L'Avenç y autor de una tesis doctoral sobre el historiador, "la vocación de Vicens Vives contenía una triple apuesta: la historia contemporánea, la historia social y económica y el trabajo en equipo".

Vicens Vives tomó posesión como profesor baezano el 1 de febrero de 1943. Llegó al municipio jiennense tras un expediente de depuración del franquismo. "Su valía académica e investigadora pudo más que la saña con la que el régimen lo había desterrado", señala Salvador García, actual director del instituto en el que Vives impartió clases de Geografía e Historia. Aunque apenas estuvo cinco años en Baeza -en 1947 logró la cátedra en la Universidad de Zaragoza y, un año después, la de Barcelona- a Vicens Vives le quedó marcado este tiempo de una manera intensa. La admiración hacia Baeza la expresó en el prólogo del libro Geopolítica, en el que habla de "la señorial y decaída ciudad andaluza".

Los actos del Año Vicens Vives prosiguen mañana miércoles con la conferencia inaugural del curso académico, a cargo del profesor Borja de Riquer, catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad Autónoma de Barcelona y discípulo de Vicens Vives. Tras la conferencia, tendrá lugar, con la presencia de los discípulos, familiares y la viuda del historiador, Roser Rahola, la inauguración de un bajorrelieve realizado por el artista Pérez Almahano en el patio del instituto que albergó la antigua universidad.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS