Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aguirre reducirá delegados sindicales el día 1 de enero con acuerdo o sin él

La negociación empieza con mal pie al diferir en el número de liberados

La Comunidad de Madrid quiere negociar con los sindicatos el recorte de liberados que anunció el pasado martes en el debate del estado de la región. Al menos, eso dice. "Es nuestra intención que se haga por acuerdo", aseguró ayer el consejero de Presidencia, Justicia e Interior, Francisco Granados, nada más salir de la reunión con los sindicatos. Pero apenas cinco minutos después puso la primera gran traba a la negociación: el recorte entra en vigor el 1 de enero. Con o sin acuerdo.

En el encuentro, Granados expuso su "intención" de reducir de 3.500 a 1.500 los liberados sindicales en la Administración madrileña, lo que supondrá un ahorro anual de 73 millones de euros. Sin embargo, ese es precisamente el mayor escollo. Tienen que negociar sobre cifras que divergen. Según los sindicatos (CC OO, UGT y CSIT-UP, los presentes en la mesa de la función pública), no hay 3.500 liberados ni de lejos. Sin embargo, no quisieron explicar cuál es su cálculo. Los sindicatos insistieron en la idea de que, más allá de cifras, lo importante es que el número de representantes para los casi 200.000 trabajadores públicos de la región es "legítimo" al estar contemplado en leyes y acuerdos en vigor. Y resaltaron que hay otros problemas más importantes, como la negociación del convenio colectivo de la función pública.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de septiembre de 2010