Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:TREZEGUET | Delantero del Hércules | Fútbol | Tercera jornada de Liga

"El fútbol es una pasión, no un trabajo"

Está afilado David Trezeguet (Ruán; Francia), que el 15 de octubre cumple 33 años. Conserva ese andar sigiloso de guepardo a la espera de cazar su enésimo gol al vuelo. Habla también sin prisas, como si el tiempo le perteneciera. Tras triunfar en el Mónaco, el Juventus y la selección francesa, con la que fue campeón del mundo en 1998 y de la Eurocopa en 2000, este delantero de origen argentino quiere saborear ahora el fútbol de la Liga. Ha firmado dos años con el Hércules.

Pregunta. ¿Qué le queda por ofrecer?

Respuesta. Me queda jugar y divertirme. Estoy perfecto físicamente, a pesar de que la temporada pasada jugué poco. Los 90 minutos contra el Barça fueron los primeros en seis meses. Cuando eres joven, quieres jugar siempre; y cuando eres mayor, mucho más, porque el tiempo se acaba. El fútbol nunca fue un trabajo. Fue una pasión.

"Al Barça le jugamos a la italiana, bloqueamos a Piqué, Messi y más tarde a Xavi"

"Después de 10 años del frío y las montañas de Turín, el sol es calidad de vida"

P. ¿Por qué el Hércules?

R. Quería conocer la Liga y también ha contribuido que la familia de mi mujer sea de aquí. Después de 10 años del frío y las montañas de los Alpes, el sol de Alicante te hace levantarte con ganas. Es calidad de vida.

P. ¿Ha notado un cambio brusco en los entrenamientos?

R. Aquí se trabaja más el balón y la velocidad, sí, allí es más táctico y cerrado. Estuve 10 años en el campeonato más difícil para un delantero.

P. ¿Cómo pudo el Hércules ganarle al Barça?

R. Bloqueamos a Piqué, a Messi y, más tarde, a Xavi. Jugamos un poco a la italiana, pero contra el Valencia [mañana 17.00 en el Rico Pérez] tendremos que salir más al ataque. Ha perdido jugadores de prestigio, pero es más compacto y solidario.

P. ¿Qué tipo de delantero ha sido?

R. Jugador de área, que es la zona más importante del campo, un clásico 9. He aprendido a cabecear, a batear con las dos piernas, y a arriesgar para golpear de primeras los balones más difíciles. Sin dudar en el remate.

P. ¿Nunca ha dudado?

R. Para ser el delantero extranjero que más goles ha marcado en la historia del Juventus [171 en 320 partidos], tienes que ser muy fuerte mentalmente.

P. ¿Su mejor gol?

R. Sentimentalmente el de la final de la Eurocopa ante Italia. Y después muchos contra el Inter, el Milan, el Real Madrid...

P. ¿Le ha importado la estética?

R. El gesto es importante, pero goles son amores y los goles simples hay que estar ahí para marcarlos. ¿Por qué estás tú ahí y no otro? Por el olfato goleador que has ido desarrollando.

P. Por sus características, ¿habría sido internacional con Argentina?

R. Sí, porque Argentina ha tenido de 9 a Crespo o Batistuta. Me hubiese gustado, pero Francia me ha adoptado, tengo dos hijos franceses y jugué tres Mundiales y dos Eurocopas en una selección multirracial.

P. ¿Cómo convivía aquella Francia?

R. Unió las diferentes culturas como no se había conseguido en mucho tiempo. Fue la fuerza de aquel equipo.

P. ¿Cómo explica el bochorno del último Mundial?

R. Lo más importante es la llegada de Laurent Blanc, un técnico muy respetado. Todo el país se pregunta por qué Domenech y los que le apoyaron en la federación siguieron tanto tiempo. Una lástima, porque se ha perdido una generación del 2006 al 2010.

P. ¿Por qué el Juventus ha perdido tanto prestigio?

R. Porque ha conocido una derrota administrativa, tuvo que jugar en Segunda y muchos jugadores se marcharon. El Inter es ahora la Juve de entonces.

P. Dos médicos del Juventus fueron sancionados por dopaje y otro ex médico de la selección gala dijo que, en el Mundial de 1998, los franceses de la Juve presentaban anomalías en la sangre. ¿Le propusieron doparse?

R. Nunca. Hoy, el jugador tiene la obligación de estar informado, preguntar y no tener dudas. Debe haber confianza entre el médico y el jugador.

P. Su padre, Jorge, central de Estudiantes, fue acusado de dopaje en 1974 y después absuelto. ¿Marcó su carrera?

R. Sí. Fue una injusticia porque primero lo acusaron y después le pidieron perdón en dos líneas en el periódico. Siempre fue un ejemplo y muy fuerte moralmente. Es fácil dar un nombre, como le ocurrió a Guardiola, pero después no se da el nombre del doctor que cometió el error, sino que se habla del staff médico.

P. Al Juventus le quitaron dos Ligas por los supuestos amaños de Luciano Moggi. ¿Sintió que los árbitros les favorecían?

R. No, teníamos un equipo muy importante para preocuparnos de esas cosas. No está claro que no nos las devuelvan. Lo mismo que hacía Moggi lo hacían otros dirigentes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de septiembre de 2010