Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CECA augura que ninguna caja entrará en pérdidas este año

Almunia alerta de que las fusiones "aún no han acabado"

La persistencia de un sombrío panorama económico, los bajos tipos de interés y, sobre todo, la política de provisiones para hacer frente a los desaguisados seguros y posibles, recortaron un 25,1% el beneficio neto obtenido entre enero y junio de este año por las cajas de ahorros españolas, que sumó 2.538,3 millones de euros. Son los datos ofrecidos ayer por la patronal del sector, la CECA, cuyo presidente, Isidro Fainé, auguró sin embargo que no habrá cajas que entren en pérdidas durante este ejercicio.

"No tengo perspectivas de que haya ninguna entidad que vaya a pasar a pérdidas", afirmó el también presidente de La Caixa. El director general de la CECA, José Antonio Olavarrieta, abundó en el mensaje al añadir que "en condiciones normales las cajas incluso incrementarán beneficio conforme vaya desbloqueándose la crisis". Aunque si el deterioro económico fuera a peor, dijo, habrá que hablar de cajas en pérdidas y también de "bancos y grandes empresas" en la misma situación.

El sector financiero, en plena reestructuración, se prepara para unas nuevas exigencias más duras que han impuesto los banqueros centrales en Basilea, pero el periodo transitorio hasta 2019 para que estas reglas entren en vigor tranquilizan al sector. "Hay tiempo suficiente para hacer las cosas bien hechas" y cumplir con los requerimientos, aseguró Fainé, para quien reforzar la solvencia es positivo.

La nueva ley de cajas española permite a estas entidades acudir a los mercados a buscar recursos, y buena parte de las cajas está en procesos de concentración. Ambos factores les facilitarán el cumplimiento de Basilea III. A este respecto, el comisario europeo de Competencia, el español Joaquín Almunia, advirtió de que las fusiones de las cajas españolas, impulsadas por el fondo público FROB, "aún no han acabado".

Para el presidente de la CECA, el hecho de que las cajas puedan recurrir al mercado para financiarse les ayudará a mantener sus inversiones en empresas. "Haremos todo lo posible para mantener las participaciones industriales porque son básicas", dijo Fainé, en alusión a la penalización de dichas inversiones que pueda desprenderse del nuevo marco normativo.

Por ahora, la prudencia forzosa de las cajas se ha dejado notar en las provisiones. A este concepto destinaron en el primer semestre 4.962 millones. De esta cantidad, 189,4 millones corresponden a dotaciones netas a provisiones y 4.225,1 millones a pérdidas por deterioro de activos financieros, más otros 548,1 millones por pérdidas por deterioro de otros activos.

La morosidad era, en julio, del 5,294%, lo que supone 0,27 puntos porcentuales más que en julio de 2009, con una cobertura del 59,3%. La CECA subrayó que es el nivel más elevado en el último año y medio.

La captación de depósitos de clientes del sector privado retrocedió un 2,7% y el crédito a privados, también. Lo hizo un 1,2%. El balance medio agregado del sector se incrementó un 2% hasta los 1.293,6 billones.

Los datos facilitados ayer suman los de 41 entidades y excluyen los de Cajasur y Caja Castilla La Mancha, intervenidas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de septiembre de 2010