Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid se apunta a la 'fiebre' iPhone

La Comunidad presenta su aplicación para los dispositivos móviles de Apple - Ubica puntos de interés, ofrece noticias y da acceso a las webs autonómicas

A finales del pasado mes de agosto, Esperanza Aguirre se dejó fotografiar abrazando un iPad en la localidad asturiana de Pravia. No se sabe qué aplicaciones tenía instaladas en la tableta de Apple, pero hasta esa fecha solo existían dos relacionadas con las administraciones públicas: la del Gobierno Vasco, Irekia, y la del Ayuntamiento de Getafe.

Ayer se publicó en la Apple Store, tienda virtual de la compañía de la manzana, la aplicación oficial (y gratuita) de la Comunidad de Madrid, circunstancia que motivó la comparecencia pública del vicepresidente autonómico, Ignacio González.

Entre los argumentos que expuso ayer para explicar el lanzamiento de la aplicación, González apuntó que Madrid no puede mantenerse "al margen del fenómeno" Apple, dada la "vocación de liderazgo en el ámbito tecnológico" de la región y lo extendido del uso del móvil e Internet entre los madrileños.

Hasta hace muy poco, el enorme mercado de las aplicaciones destinadas a los dispositivos móviles de Apple (iPhone, iPod Touch y el reciente iPad) era territorio por descubrir para las administraciones públicas, cuyos presupuestos en innovación están concentrados en la prestación de servicios, con desigual fortuna, en sus páginas web.

Madrid ha llegado a la Apple Store en el grupo de pioneros con un programa cuya principal novedad reside en la ubicación geográfica de todo tipo de establecimientos, tanto públicos como privados, que el usuario puede añadir a una carpeta de favoritos o a su propia agenda de contactos.

Con una portada algo confusa y un tiempo de carga considerable, la aplicación lleva al usuario directamente a un mapa de "puntos de interés" que al principio no aparecen. Después de un rato de estudio de la aplicación, el usuario descubre que tiene que buscar las instituciones o servicios que necesite y añadirlos directamente en el mapa para que salgan destacados cuando vuelva a abrir el programa.

Lo más práctico es la opción de guardar como contacto (con teléfono y dirección) el servicio o comercio que el usuario desee. Si no, lo puede dejar dentro de sus lugares favoritos y en la categoría que prefiera. Por defecto aparecen sanidad, educación, mayores, cultura, ocio, deportes, medioambiente y centros de inmigración, pero todas ellas están vacías. Algo extraño en un dispositivo destinado a transmitir sencillez de uso.

Pese a que entre el ramillete de ventajas enumeradas durante la presentación se destacó la posibilidad de comprar entradas para el Teatro del Canal o pedir cita al médico, lo cierto es que dichas opciones no forman parte de las funcionalidades de la aplicación. Existen, eso sí, accediendo a través de la navegación web convencional desde una pestaña que aparece en la parte inferior izquierda de la pantalla bajo el epígrafe "Madrid.org". Lo que carga ahí, dentro del marco de la aplicación, es la propia web de la Comunidad. Y no es eso lo que el usuario suele esperar de un programa nativo para una plataforma cuya misión es, precisamente, simplificar la navegación por entornos pensados para las pantallas de un ordenador. Habitualmente se intenta adaptar cada servicio al dispositivo de modo que en pocos toques de pantalla se llegue al servicio deseado.

El programa cuenta con dos pestañas más. Una, dedicada a la web de la Presidencia, de nuevo presentada al usuario dentro de un marco; y otra, a la actualidad de la región. Puede que sea por tratarse del estreno, pero el apartado de noticias solo ofrecía ayer nueve elementos que, al ser escogidos, no mostraban más que un párrafo y una pequeña foto.

En las nueve reseñas publicadas ayer, los primeros usuarios de la aplicación agradecen la posibilidad de obtener la ruta para ir de un lugar a otro. En el capítulo de críticas se destaca la falta de optimización para el iPhone y la sensación de confusión inicial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de septiembre de 2010