Las primarias de Madrid provocan un tenso debate en la ejecutiva del PSOE

Zapatero: "Todo el mundo sabe dónde están mis preferencias"

"Todo el mundo sabe dónde están mis preferencias", dijo José Luis Rodríguez Zapatero ayer a los miembros de su ejecutiva federal a propósito de las primarias abiertas en la Comunidad de Madrid. No fue más explícito, pero todos sabían que su preferencia es Trinidad Jiménez, porque le pidió el 7 de agosto a Tomás Gómez que no se presentara y porque sus intervenciones de ayer a puerta cerrada coinciden con las de otros pesos pesados del partido que no apoyan explícita y públicamente a Gómez.

Esas primarias provocaron ayer un agrio y tenso debate en la ejecutiva federal, aunque muy desequilibrado en número de contendientes por bando y en peso político.

Por un lado, además del propio Zapatero, estuvieron José Blanco, Alfredo Pérez Rubalcaba y Elena Valenciano, Y en apoyo de Gómez, solo intervino Maru Menéndez, portavoz en la Asamblea de Madrid. José Andrés Torres Mora y Álvaro Cuesta, alineados en ese bando, no intervinieron para hacer frente a las baterías de artillería pesada desplegadas frente a la candidatura de Gómez.

Rubalcaba recrimina al equipo de Gómez que haga el juego a la derecha
Más información
La batalla de Móstoles
Las primarias de Leganés agitan la batalla entre Gómez y Jiménez
Zapatero: "No podemos tener siempre razón, Gómez es el mejor"

Zapatero habló con contundencia, sobre todo para dejar claro que él no se juega nada en las primarias. Dando a entender que deben dejarle al margen.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

A continuación, Rubalcaba repitió la argumentación que hizo públicamente hace unos días, sobre que el único activo de Gómez es haberle dicho no a Zapatero. La conclusión venía a ser que hay que evitar que las primarias sean utilizadas para debilitar a Zapatero y proporcionar munición al PP. Y que la candidatura de Gómez lo estaba haciendo. Blanco apostilló asegurando que en el acto de presentación de la candidatura de Tomás Gómez "sobraban" algunas expresiones y citó expresamente dos utilizadas por el ex alcalde de Madrid Juan Barranco: "Escenas de apareamiento de ministros con Esperanza Aguirre" y "pucherazo".

Zapatero volvió a insistir en explicar que su actuación sobre las primarias y su preferencia por Jiménez estaba motivada "por el interés general y por la responsabilidad para ganar en la Comunidad de Madrid".

Maru Menéndez pidió la palabra para hacer una defensa genérica de las primarias y se encontró con esta respuesta aproximada de Rubalcaba: "¿No os dais cuenta de que estáis siendo utilizados por la derecha?".

El ministro del Interior leyó los titulares de EL PAÍS, El Mundo y El Periódico en los que se informaba del acto de presentación de la candidatura de Gómez, presentándolo como un pulso con Zapatero.

En esa línea, intervino Elena Valenciano para defender el trabajo de la ejecutiva federal y asegurar que es una "falacia" que las primarias sean una pelea entre militantes y dirigentes, como dijo Gómez el domingo en la sede de UGT, porque él es también un cargo.

Remachó Zapatero pidiendo "contención", apelando a lo que se juega el partido y añadió: "Me parece que los liderazgos duraderos son los de la lealtad y la generosidad". Y en ese contexto se presentó como adalid de la integración pase lo que pase en las primarias, con una referencia al congreso de 2000 en el que fue elegido secretario general: "Yo ahora no me acuerdo de quién me apoyó en el congreso".

Rubalcaba remató que él apoyó a Bono, pero que Zapatero ha sido con él un ejemplo de integración, sin tener en cuenta apoyos a otras candidaturas.

Maru Menéndez volvió a la carga, pese a la batería desplegada frente a ella, para asegurar que había que agradecer al secretario general del PSOE (Zapatero) y al del PSM (Gómez) que haya primarias, para que puedan hablar los militantes y se dé proyección a los socialistas.

Y volvió a responderle Rubalcaba asegurando que Gómez intentó que no hubiera primarias y que, de hecho, ofreció a Jiménez que fuera en su lista como número dos.

A continuación se produjo otra situación tensa, que fuentes próximas a Menéndez atribuyen a un mal entendido. Aseguran que ella habló de la necesidad de pensar en 2011, en las elecciones autonómicas, y Zapatero le respondió con dureza como si hubiera dicho que había que pensar en 2012, es decir, en las próximas generales.

"Yo no he tomado la decisión pensando en 2012, aunque otros sí lo han hecho, sino en la posibilidad real de ganar la Comunidad de Madrid a Esperanza Aguirre", dijo el presidente.

Hubo también discusión luego, porque Menéndez intervino para criticar en solitario la decisión de permitir el voto a los militantes de la disuelta agrupación de Móstoles. Su tesis es que el censo se cerró el 17 de julio.

La secretaria de organización del PSOE, Leire Pajín, durante la rueda de prensa de ayer.
La secretaria de organización del PSOE, Leire Pajín, durante la rueda de prensa de ayer.ULY MARTÍN

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS