Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Aznar sigue cabalgando

Sant Pere de Ribes, Barcelona

Tras su salida del Gobierno, Aznar no ha dejado de cabalgar, alcanzando unos niveles de protagonismo que para sí quisiera el que nombró como su sucesor. Por su parte, Rajoy sigue tragando sapos y culebras de su mentor, aunque tenga que aparentar que está de acuerdo con sus controvertidas y extravagantes salidas de tono, para no dar la sensación de desacuerdo, lo cual solo da muestra de su debilidad y falta de autoridad, la penúltima, con la oportunista visita del presidente de FAES a Melilla.

Siguiendo su periplo triunfal, el jueves pasado se desató contra Obama, en el discurso ante la asamblea general del Congreso Judío Mundial celebrada en Jerusalén. Aznar inició su intervención condenando "el despiadado ataque terrorista" cerca de la ciudad cisjordana de Hebrón en el que fallecieron cuatro colonos israelíes, y aprovechó para arremeter contra el ocupante de la Casa Blanca porque "ha puesto en movimiento fuerzas que podrían causarnos grandes problemas". Parece ofendido el amigo de Bush por la salida de los estadounidenses de Irak, como lo estuvo con la de España. Jamás se le oyó criticar a Israel cuando invadió Líbano en busca del soldado secuestrado, que todavía sigue sin aparecer, a pesar de los miles de muertos que causaron. Tampoco dijo nada por las continuas agresiones a los palestinos en Gaza, ni por el salvaje ataque a la flotilla humanitaria, o por el bloqueo al que tiene sometido a sus vecinos y por el continuo aumento de los asentamientos en zonas palestinas.

Nadie puede aplaudir a los asesinos de Hamás, pero los métodos de Israel y su violencia no son menos repugnantes porque sea un país democrático, que no cumple las resoluciones de la ONU.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de septiembre de 2010