Los precios se moderan en agosto pese al nuevo IVA

La inflación alcanza el 1,8% por la bajada del carburante

Los precios han experimentado una mínima relajación en agosto tras la fuerte subida registrada en el mes de julio. El índice de precios al consumo armonizado, comparable con el resto de Europa, se ha situado en el 1,8% interanual, una décima menos que en julio. Esa leve desaceleración se produce pese a que agosto ha sido el segundo mes con el nuevo IVA en vigor, que encarece los precios al consumidor. Con el dato de agosto, el IPC se sitúa por segundo mes consecutivo próximo al límite que marca el Banco Central Europeo (2%) tras casi año y medio rozando el riesgo de deflación.

A falta del desglose -el dato divulgado ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE) es solo un avance-, este organismo atribuye la variación a la bajada de los carburantes y combustibles. En agosto del año pasado, mes y medio después de que el Gobierno subiera los impuestos sobre los carburantes y el tabaco, se registró una subida notable en la partida energética, por lo que la comparación ha resultado ahora favorable, a pesar de la subida del IVA. No obstante, los carburantes han registrado crecimientos interanuales de dos dígitos desde que arrancó el año, tras un 2009 marcado por descensos también de esa magnitud.

El IPC se sitúa por segundo mes en niveles cercanos a la referencia del BCE

El INE también destaca un incremento de los alimentos y bebidas no alcohólicas, aunque ha pesado menos que el descenso en el combustible. Este capítulo lleva ya dos meses de incrementos mensuales moderados, pero registra caídas anuales desde hace más de año y medio.

Más allá de estos elementos volátiles, alimentos y energía, la duda reside en qué ocurrirá con los elementos estructurales de la inflación, los que conforman la subyacente. Este indicador lleva meses con unos valores muy moderados, próximos a cero e incluso alguno negativo. El dato de julio no permitió observar con claridad el impacto de la subida del IVA en esta partida, pues la llegada de las rebajas siempre impone caídas de precios en julio. No obstante, el descenso de este año fue cuatro décimas inferior al de 2009, una diferencia que se puede atribuir, al menos en parte, a la subida del impuesto.

Con la inflación de agosto, el diferencial con la zona euro, clave para la competitividad de las exportaciones, se mantiene en niveles moderados. En julio, esa brecha entre la evolución de precios española y la del conjunto de países del euro ascendía a dos décimas.

Para el Partido Popular, se trata de una subida "muy alta" que se explica por el IVA. El secretario de Economía y Empleo de esta formación, Álvaro Nadal, criticó la subida por suponer "una pérdida de competitividad y una mayor pérdida de poder adquisitivo para los sueldos públicos, pensiones y salarios".

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 31 de agosto de 2010.

Lo más visto en...

Top 50