Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Primera jornada de Liga

Mascherano como pieza táctica

Ya se hizo la foto con el escudo gigante del Barça como escenario de fondo. Pelo revuelto, anillo en el dedo corazón, reloj deslumbrante y camiseta azul. Javier Mascherano (San Lorenzo, Argentina; 1984) aterrizó ayer en Barcelona, posó para los fotógrafos y atendió a los medios oficiales del club. El penúltimo paso -mañana realizará la revisión médica y la rueda de prensa para presentarse en sociedad- para entrenarse con sus nuevos compañeros y atender a las múltiples instrucciones de Guardiola, que pretende que encaje en el sistema de juego cuanto antes. "No tendrá problemas", reveló con contundencia el técnico; "tácticamente es un buen jugador y viene de estar en el Liverpool con Rafa Benítez, que trabaja mucho ese aspecto". Respondió Mascherano: "Prometo sacrificio y muchas ganas de ayudar".

El equipo cerró las cesiones de Hleb al Benfica y de Martín Cáceres al Sevilla

El objetivo de fichar a Mascherano venía de lejos. "Planteamos esa posibilidad con Txiki Begiristain [ex director deportivo], pero entonces era muy difícil porque Benítez le tenía mucha estima. Además, queríamos darle continuidad a Busi y a Touré, que era fundamental, por más que él no lo pensara", dijo Guardiola. Se marchó Touré y llega Mascherano. "Nos dará mucho", confirmó.

No se acabaron los elogios del entrenador. "La gente le ve como un jugador defensivo, pero es mucho más que eso. Tiene más criterio con la pelota del que se cree; juega siempre simple y físicamente es muy fuerte", convino. Y descartó esa teoría que sitúa a El Jefecito como suplente de Busquets. "Esto no es Busi o Mascherano. Los dos pueden jugar juntos y el segundo puede jugar más retrasado, de central, y Sergio puede actuar de volante", señaló.

Mascherano forzó su salida del Liverpool -pagó más de dos millones de su bolsillo- y el Barça lo agradece. "Sabemos que era infeliz en Inglaterra, que tenía un problema porque su familia estaba a disgusto", aclaró Guardiola; "y siempre había dicho que quería jugar en la Liga, en el Barça. Y eso nos gusta". Mascherano recogió el testigo: "Estar aquí es un sueño hecho realidad. Por todo lo que significa, por lo que ha conseguido en los últimos años y porque -según le contaron sus amigos Milito y Messi-, es un gran grupo humano". Guardiola remató: "Necesitábamos a un jugador como él". No así a los jugadores cedibles. Confirmada la cesión de Víctor Sánchez al Getafe, ayer se cerró la de Hleb al Benfica y la de Martín Cáceres al Sevilla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 29 de agosto de 2010