Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gómez pedirá a Jiménez un debate público durante las primarias del PSM

Los equipos de los aspirantes se acusan mutuamente de ejercer presiones

Las primarias en el Partido Socialista de Madrid (PSM) van subiendo de revoluciones. Pese a que oficialmente la campaña para convencer a los militantes no comienza hasta septiembre, tanto Tomás Gómez, como Trinidad Jiménez han intensificado las reuniones y llamadas a los líderes locales del partido para recabar apoyos.

El secretario general de los socialistas madrileños reconoce que cuando se abra oficialmente la campaña, a partir del próximo 26 de septiembre, pedirá formalmente a su oponente política, Trinidad Jiménez, un debate público donde mostrar sus posiciones ante los diferentes asuntos de la Comunidad de Madrid. Entre ellos, la polémica área única sanitaria, la educación, su modelo social... El debate no tendría mucha enjundia, pues Jiménez lleva tres años como miembro de la ejecutiva regional del PSM y ha dado su visto bueno a las resoluciones y proyectos políticos que ha elaborado el grupo que dirige Gómez. "Aún no ha hecho ninguna propuesta formal, cuando la haga estudiaremos en qué términos la hace y decidiremos. Pero ya hemos dicho que el proyecto es el mismo, el del partido socialista". Esa fue la respuesta escueta que dio un portavoz del equipo de Jiménez.

Oficialmente aún no ha comenzado la campaña para las primarias

Los rivales acuden a actos públicos y sus entornos se lanzan críticas

El líder del PSM acude hoy al programa 'La noria' de Telecinco

La próxima semana Jiménez hará de ministra de día y aspirante de tarde

La carrera está ahora en captar el mayor número de adeptos para las candidaturas a número uno de la lista socialista a la Comunidad de Madrid. Ayer, la ex ministra de Medio Ambiente Cristina Narbona aseguró que dará su aval a Jiménez (necesario para constituir su candidatura), aunque no desveló a quién apoyaría en la votación final. "Ha adquirido una experiencia que la avala para que sea candidata y a partir de ese momento, Tomás y Trinidad tendrán que explicarnos a los militantes qué quieren proponer a los ciudadanos en Madrid", declaró Narbona a la Cadena SER. Por su parte, la presidenta de la Asociación de Mujeres Progresistas y miembro del comité regional del PSM, Yolanda Besteiro, aseguró que, "por coherencia", dará su apoyo a Tomás Gómez, ya que entiende que lleva tres años trabajando por Madrid y ha dado estabilidad al partido, informa Europa Press.

La cascada de adhesiones permite a los aspirantes animar a la militancia. Es lo que buscan para revitalizar a un partido anquilosado y con cierto aire de depresión. Además, así muestran sus fuerzas cuando la mayoría de las 146 agrupaciones del PSM están cerradas y muchos militantes, de vacaciones.

Mientras, sus entornos se acusan mutuamente de las presiones que ejercen sobre los líderes locales para conseguir su apoyo. Un diputado regional del entorno de Jiménez asegura que Gómez está presionando fuertemente a estos jefes locales del partido en Madrid. "Está prometiendo cargos. Vamos a tener que lograr 120 diputados para que quepan todos (el PSM tiene 42 escaños en la Asamblea de Madrid)", cuenta. Por su parte, en el entorno del secretario general acusan a su rival de beneficiarse de las presiones que realiza la ejecutiva federal del PSOE. "Les están amenazando con sacarlos de la política. Pero no nos asustan", lanza otro diputado, esta vez del grupo de Gómez.

Las acusaciones cruzadas también tienen que ver con el control del aparato. Ambos entornos achacan al rival que tiene la organización y, por tanto, los medios de su lado. Los de Gómez dicen que el aparato federal trabaja para Jiménez, y los de la ministra que la organización regional está engrasada para servir al secretario general. "La organización real la controla Tomas. Tiene la composición de todas las agrupaciones, los grupos de trabajo, cómo están organizadas, su situación económica y eso ayuda mucho", desliza un parlamentario regional que apoya a Jiménez. "Trini es una imposición del federal. Y eso lo dice todo", sostiene otro del grupo contrario.

Ante esta situación, los contendientes buscan estos días obtener el mayor impacto mediático. Para lograr eso, Tomás Gómez acudirá esta noche como invitado al popular programa de televisión La noria en Telecinco. La ministra de Sanidad tenía previsto asistir mañana al partido de baloncesto que disputarán la selección española y el combinado de Estados Unidos en la Caja Mágica. Pero ayer, justo después de conocerse que también estaría presente el alcalde de la ciudad, Alberto Ruiz-Gallardón, la ministra canceló su asistencia. Fuentes de su entorno aseguran que el cambio de planes no tiene nada que ver con la presencia de Gallardón, con el que, dicen, ya ha coincidido en múltiples ocasiones.

Jiménez ha intensificado su agenda y esta semana ha visitado Leganés, Perales de Tajuña, Coslada y Getafe. La próxima semana está previsto que aumente la actividad del Ministerio de Sanidad, por lo que reducirá sus apariciones públicas. Aun así, aseguran que por las tardes continuará su ronda de contactos con los jefes locales del PSM y acudirá a las fiestas patronales de municipios de la región.

"Queda un mes de campaña. Tenemos que visitar todas las agrupaciones y convencer a los militantes. Trini está llamando personalmente a todos los secretarios generales del PSM (hay 146 dirigentes) para explicarles por qué se presenta. No para convencerles, sino para explicarles su postura", explica un miembro del equipo de Jiménez. En el entorno de Gómez están más confiados. "Hemos trabajado durante tres años. Nos apoyan el 70% de los secretarios generales. Hay que seguir por esta línea", remacha un destacado dirigente socialista.

Han transcurrido ya 10 días desde que Trinidad Jiménez anunció que se enfrentaría a Tomás Gómez. Las hostilidades aún no se han desatado con virulencia, pero muchos de los dirigentes consultados consideran que conforme se vaya acercando la votación, el 3 de octubre, habrá juego sucio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de agosto de 2010