Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Relevo en la cúpula policial

El jefe superior de Madrid deja su cargo para dirigir la seguridad de un banco - El sustituto será el actual responsable de Castilla-La Mancha

Lo que debía ser un secreto hasta finales de agosto se ha desvelado con antelación. El jefe superior de Policía de Madrid, el comisario Carlos Rubio Fernández, dejará su puesto el 1 de septiembre. La oferta del Banco Santander, de cuya seguridad se encargará, ha motivado que se decante por la iniciativa privada. Su sustituto será, salvo cambios de última hora, el actual jefe superior de Castilla-La Mancha, el comisario principal Francisco Javier Redondo, que ha desarrollado gran parte de su carrera profesional en Madrid.

Rubio llegó a Madrid el 31 de julio de 2008 tras pasar menos de un año en la Jefatura Superior de Valencia. Le avalaban unos resultados muy buenos en Cantabria. La misión que le encomendaron los responsables de Interior no era nada fácil. Madrid estaba a la cabeza de la delincuencia y su trabajo consistía en reducirla al mínimo. Para ello, no ha dudado en emplear métodos poco ortodoxos, como presionar a sus agentes para que hicieran identificaciones masivas de extranjeros en puntos como las estaciones de metro o lugares frecuentados por ellos,como el barrio de Lavapiés.

Rubio siempre ha contado con estadísticas favorables. De hecho, cerró el año pasado con la tasa de criminalidad más baja de la década, lo que le ha valido un fuerte respaldo dentro del cuerpo. Eso sí, también ha tenido contestación interna por parte de algunos comisarios que vieron con malos ojos que un recién llegado impusiera métodos traídos de otras regiones. Los cambios que hizo en algunas brigadas -algunos de ellos comunicados por teléfono a personas que estaban de vacaciones- sentaron mal en este estamento.

A este logro policial también ha ayudado el refuerzo de agentes que ha recibido la región en los últimos años, que han permitido que las plantillas estén al 100% en la mayoría de los casos.

Sin embargo, los buenos resultados no han hecho que llegue a puestos de mayor responsabilidad dentro del Cuerpo Nacional de Policía. Se habló durante mucho tiempo de que su paso por Madrid era el trampolín para convertirse en el director adjunto operativo, el llamado número dos del cuerpo. Su entrada efectiva en el banco será el 1 de septiembre, por lo que presentará su petición de cese hacia el 25 de agosto, según fuentes cercanas a Rubio, que ahora está de vacaciones.

El que será el sustituto de Rubio es el actual jefe superior de Policía de Castilla-La Mancha, Francisco Javier Redondo, que ingresó en el cuerpo en 1972. Eso, si no hay cambios de última hora. Este comisario tiene una amplia experiencia en Madrid y, de hecho, estuvo a punto de sustituir al anterior responsable de la región, Enrique Barón. Redondo tomó posesión como jefe el mismo día que Rubio.

Antes había sido el número dos de la jefatura madrileña, pero previamente ya había ocupado puestos de responsabilidad en la región. Entre 1992 y 1996 estuvo al frente de la comisaría de Getafe. Ha dirigido las brigadas de Extranjería y Seguridad Ciudadana hasta que en 2004 fue nombrado el número dos de la jefatura. Los sindicatos del cuerpo siempre le han respetado y le han visto como una persona dialogante con la que se pueden tratar los problemas de los agentes.

El actual número dos de Madrid, Juan Carlos Ortiz, relevará a Redondo en Castilla-La Mancha. De hecho, cubre así el hueco dejado por el comisario principal por tercera vez consecutiva. Antes ocupó la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana y el número dos de Madrid, cuando Redondo cesó en ambos cargos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de agosto de 2010