Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

De juerga en Gràcia a precio fijo

Guía práctica para disfrutar de las fiestas sin romper el presupuesto - Planes a 10, 20 y 30 euros para aprovechar la amplia oferta de actividades en el barrio

Si algo caracteriza una fiesta mayor es su carácter profundamente popular. Y la de Gràcia, que este fin de semana llega a su punto más álgido, no es la excepción. La oferta de diversión, comida y bebida es tan amplia e imaginativa como la decoración de sus laberínticas calles. El dinero no tiene por qué ser un lastre a la hora de divertirse. Al menos, no en este jolgorio.

Supongamos que el bolsillo no está para tirar cohetes. ¿Qué hacer? A continuación, EL PAÍS ofrece una guía práctica por diferentes ambientes y bolsillos: 10, 20 y 30 euros. Las dosis de amor, como la de la foto, no tienen precio.

10 euros Cañas por una moneda

Si el presupuesto no es muy ambicioso, lo primero es tirar de los planes gratuitos. En Gràcia lo importante estos días es divertirse y para esto no es necesario el dinero. En primer lugar, hay que hacerse con un ejemplar de la programación. En la web www.festamajordegracia.cat se exponen todas las actividades.

La plaza del Diamant es una opción. En el bar que toma su nombre, el visitante podrá disfrutar de una hamburguesa Beirut con paté de berenjena, lechuga, tomate y puré de sésamo acompañada con una caña, todo por 5,50 euros.

Mirar es gratis. Tras un paseo por las calles engalanadas y bailar alguna sardana en la calle de la Llibertat, la noche puede terminar con una buena película. Dentro de las actividades de la calle de Verdi, los vecinos han programado la oscarizada Avatar. Después de la proyección y tras un breve paseo hasta el número 16 de la calle de Astúries, el bar Can Tresó ofrece un exquisito bocadillo de fuet por tan solo tres euros. El euro y medio que sobra se puede emplear, bien para comprar una caña de cerveza, o bien para sacar un billete de metro y volver por donde se ha venido.

20 euros Vermú y platillo

La jornada de hoy podría empezar sobre la una de la tarde en la bodega Costa Brava, en la plaza del Nord. Buena música, olivas, vermús con sifón y quintos a un euro. En la plaza de Rovira a las 13.30 sirven vermú a dos euros y el delicioso platillo a cinco (mejillones, boquerones, navajas, navajuelas, aceitunas, alcachofas) con un concierto de fondo. El sábado la banda Beautiful Losers rendirá tributo a Leonard Cohen. La tarde es para los niños. Además de una chocolatada en la calle de Igualada, a las seis de la tarde, otra opción es un taller para aprender a hacer pulseras en la calle de Berga.

Para cenar hay varias opciones. Una puede ser el restaurante Abissinia, en Torrent de les Flors, donde preparan un combinado etíope a 12 euros. Si no, en la cercana Bruniquer está el Beer Jungle, donde se puede disfrutar de una cena íntima en un acogedor patio interior. Una pizza cuatro quesos cuesta 11 euros. Para que baje la cena, lo mejor es darse un paseo a las 22.30 por la plaza del Diamant, donde tocará el noneto de música swing barcelonés Ivanow Jazz Group.

Llegó la hora del cóctel. En el bar Velcro, en la cercana Vallfogona brillan los gintonics. Todos cuestan cinco euros. En Verdi, se encuentran mojitos por 3,5 y un poco más arriba, en Providència, está el Time Line, donde los preparan riquísimos a cinco.

La noche puede acabar en el Espai Plaça Joanic, con la rumba del grupo 9 Son, que toca a la 1.30. Las cañas van a dos euros en la barra. Y tras el baile, llega el momento churros. En el número 31 de la Calle del Escorial, junto a la plaza de Joanic, se encuentra una de las churrerías míticas de Gràcia. Festival de grasa para rematar la faena.

30 euros 'Sushi Pop'

El día puede empezar con un buen vermú. En la esquina entre las calles de Bruniquer y de Joan Blanques existe un pequeño local (no tiene nombre) que lleva más de 80 años ofreciendo uno de los mejores vermús de la zona. Conserva todo el encanto de la época y es conocido también por su pulpo en aceite.

Antes estaría bien conseguir entradas anticipadas (a 10 euros) para ver la banda catalana de pop Mazoni, que actuará en el claustro del Oratorio Sant Felip Neri a las 22.30.

Por la tarde, una buena opción es tomarse una caña en La Cafetera, en la plaza de la Virreina. La terraza es un poco más cara (unos tres euros), pero merece la pena. Para cenar, uno de los pocos japoneses de Gràcia, el Kibuka, en la calle de Verdi. Allí, el visitante podrá disfrutar de sus clásicos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de agosto de 2010